Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Suscríbete

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Inicio > en familia > Cuidado > ¿Cómo ayudar con los deberes a los niños?

¿Cómo ayudar con los deberes a los niños?

en familia
¿Cómo ayudar con los deberes a los niños? | ViveMásVidas

Hablemos de lo más importante: la educación de tus hijos. Todo aquel que tiene hijos sabe que en cuanto nacen, las preocupaciones del hogar cambian. Los hijos se convierten en lo más importante de la casa y el hogar se impregna de alegría y diversión.

Hablemos de lo más importante: la educación de tus hijos. Todo aquel que tiene hijos sabe que en cuanto nacen, las preocupaciones del hogar cambian. Los hijos se convierten en lo más importante de la casa y el hogar se impregna de alegría y diversión.

Desde el primer momento, su educación se convierte en un elemento fundamental en el hogar, pero a veces se vuelve algo complicada. Muchas veces la perspectiva adulta no casa con la de los niños, y esto lleva a enfrentamientos y discordancias en el hogar.

Hoy te traemos los mejores trucos para ayudar a tus hijos con los deberes, tarea que se vuelve difícil en muchos casos. Con estos consejos aprenderás a facilitarles la labor, llegando incluso a disfrutarla juntos. Además, conseguirán entender la importancia de realizar los deberes adecuadamente, ya que es una acción necesaria para que sigan aprendiendo y cumplan todos sus objetivos. Compartir momentos en familia es imprescindible, al igual que transmitirles a los niños la importancia que tiene que recibir una educación adecuada para su futuro es crucial para que no lo vean como algo aburrido.

Hoy te enseñamos cómo hacer que los deberes no se conviertan en el peor enemigo en casa… ¡Puede que incluso se conviertan en un gran momento de aprendizaje juntos!

El objetivo de los deberes: que aprendan

Hay una palabra terrorífica para los más peques de la casa. Si la pronuncias… ¡sorpresa, desaparecen! Sabes de qué término estamos hablando, ¿verdad? Los deberes son, para la mayoría de los niños, un concepto negativo ligado al aburrimiento. Ellos solo quieren jugar y divertirse, así que todo el tiempo que inviertan en algo diferente a ello lo consideran perdido.

Ellos quieren aprender, descubrir mundo, hacer preguntas y encontrar respuestas. Por nuestra parte, los adultos nos preocupamos por educarlos y responder a sus dudas de la mejor manera posible.

Si volvemos atrás, rescatamos el término que nos va a acompañar hoy: los deberes. Si los peques tienen tantas ganas de aprender y ser tan curiosos, ¿por qué les cuesta tanto hacer los deberes? Si el fin de estos es que conozcan nuevos mundos y esto es positivo para ellos, ¿por qué relacionan esta tarea con algo aburrido? En un mundo donde las prisas y el trabajo marcan cada día que pasa, a veces olvidamos que los niños son solo niños, y no podemos sobrecargarles con demasiado trabajo porque lo que en principio es algo positivo pronto se convertirá en una obligación. Es entonces cuando olvidamos el objetivo fundamental de los deberes: que aprendan.

¿Cuál es la mejor manera de ayudar a los niños con sus deberes? | ViveMásVidas

Lo importante no es que hagan más ejercicios en menos tiempo, ni que tengan menos errores que el compañero de al lado. Lo vital es que aprendan, que esta tarea tenga una finalidad concreta y que ellos sean conscientes de ello. Es clave saber transmitirles que un ejercicio de matemáticas no debe convertirse en su peor pesadilla, sino en un reto nuevo que lograr.

Aprender a ayudarlos es quizá la tarea más relevante, pero hoy estamos aquí para daros unos tips y así facilitaros el trabajo. Quédate leyendo, ¡prometemos ser de gran ayuda!

Consejos para ayudarles a hacer los deberes de forma independiente

A veces, no perder la paciencia y acabar tirando la toalla es complicado. En muchas ocasiones ellos no saben cómo gestionar la carga de trabajo, pero los adultos tampoco sabemos ayudarles a analizar la situación desde una perspectiva diferente. Hoy te echamos una mano con ello dándote algunos trucos que sin duda serán de provecho para todos.

Asígnales una rutina de estudio

Según distintos estudios, se tarda veintiún días en adquirir un hábito. Todo aquello que forma parte de nuestro día a día se convierte en un hábito más que integramos dentro de nuestra rutina. Así nos acostumbramos a ir al gimnasio cuando pensábamos que jamás nos iba a gustar, y de repente acaba convirtiéndose en algo necesario en nuestra vida.

Hablemos de lo más importante: la educación de tus hijos. | ViveMásVidas

La hora de hacer los deberes

De esta manera, debemos introducir la rutina de estudio en la rutina diaria de los niños, haciendo que se convierta en algo más de su día a día. Debemos programar esta tarea dentro de unas horas determinadas, de manera que, al llegar esa franja horaria, su tarea sea dedicarse al estudio. Si cada día estudian a una hora diferente, no integrarán esta tarea en su rutina y cada tarde será una nueva lucha para que se sienten delante de los libros.

La importancia de aprovechar el tiempo

Además, es fundamental que controlemos el tiempo que les dedican a los deberes, y que este sea de calidad. Tanto un exceso de tiempo como una falta del mismo son señales de que algo no va bien. Si ves que tu hijo le dedica poco a hacer los deberes, puede ser señal de que no los esté haciendo bien.

Probablemente, no acabe los ejercicios o no esté concentrado, o puede incluso que se haya saltado alguno. Siéntate con él y háblalo, ofrécele tu ayuda y explícale lo importante que es que le dedique el tiempo necesario a cada ejercicio. Cada actividad es valiosa en su etapa educativa, y no hacerla prestándole atención puede hacer que tu hijo no adquiera bien esos contenidos y que tengo problemas en un futuro con esa asignatura.

Si, por lo contrario, ves que les dedica demasiado tiempo a los deberes, puede ser que tenga problemas de concentración y que no esté aprovechando el tiempo. Si tu hijo pasa tres horas sentado en el escritorio frente a un cuaderno, pero no está concentrado, estará perdiendo tiempo de estudio y de ocio.

Probablemente, cuando pasen unas horas dirá que está cansado y que no quiere seguir haciendo deberes, pero no ha hecho todo lo que tenía que terminar. Por lo tanto, establecer un horario de tiempo adecuado es fundamental para que tu hijo adquiera una rutina y que además aprenda a aprovechar el tiempo.

La relevancia de los deberes

Por otro lado, los más peques tienen que apreciar la importancia de hacer los deberes. Deben entender que les sirve para aprender y saber más del mundo, y no hay nada más real para un niño que lo que le digan sus padres. Si muestras interés por lo que están aprendiendo, probablemente ellos también lo hagan. Llegarán del colegio contándote lo que han dado en clase con una gran ilusión, porque si para ti es importante para ellos también lo será.

Es vital que se les transmita un gran interés por aquello que hacen, para que ellos entiendan que los deberes no son una tarea aburrida, sino una puerta que se abre a nuevos conocimientos. Para desarrollar este interés, es fundamental mostrarles las herramientas adecuadas. Métodos de estudio de calidad, recursos multimedia para seguir aprendiendo, y trucos para que se concentren. Si les transmites estas herramientas con ilusión e interés, ellos las tendrán en cuenta y las adquirirán como propias.

¡Apóyalos en todo momento!

Es fundamental, además, saber escucharlos y adaptarnos al método que más les convenga. Si se les impone algo, ellos lo tomarán como una obligación, y probablemente se rebelen. Por esa razón, es crucial que ellos sientan que se les escucha y entiende, que su opinión importa.

¿Y si hacéis un trato?

Quizá la rutina de estudios actual no le está sirviendo a tu hijo y que necesite otro. ¿Te has parado a escucharlo? Si la respuesta es negativa, aprovecha hoy mismo e interésate. Quizá hay otro método de estudio que le motive más o puede ser que prefiera hacer los deberes en otra franja horaria para aprovechar mejor su tiempo de ocio. Llegar a un término común es más sencillo de lo que parece… ¡propóntelo!

Por último, es importante que habléis de tú a tú. A pesar de la diferencia de edad, tu hijo es una persona con responsabilidades. Dale la oportunidad de sentirse adulto, de tener tareas que realizar que lo hagan independiente. Ínstalo a hacerse preguntas e interesarse por su futuro. Aprender a reflexionar es una tarea fundamental para madurar, por lo que animar a tu hijo a hacerlo es muy positivo.

 

Evita estos errores

¡Tu hijo es más independiente de lo que crees! Debe aprender a realizar sus tareas por sí mismo, así que intenta no caer en el error de hacerle tú los deberes. Por lo contrario, anímalo a hacerlos él solo… ¡porque sin duda es capaz de hacer todo lo que se proponga! Nunca lo menosprecies o dudes de lo que es capaz, porque él se verá reflejado en estas palabras y se sentirá incapaz de seguir aprendiendo. Para un niño no hay nada como sentir que sus padres se sienten orgulloso de él, porque son sus referentes de vida.

El objetivo de los deberes: que aprendan. | ViveMásVidas

Transmítele esa confianza plena en sus capacidades, porque si tú crees en él, él también lo hará. Y, por último, no cometas el error de criticar las tareas escolares delante de tu hijo. Si no tiene interés por hacerlas, esta será la justificación ideal para menospreciarlas, y su interés por realizarlas será nulo. Transmitirles interés por las tareas escolares y hacer que consideren su importancia para seguir aprendiendo es fundamental si queremos que sigan creciendo día a día.

¡Aplica estos consejos!

Aprender a ayudar a los niños con sus deberes es una tarea tan importante como complicada. Establecer una rutina de estudio adecuada, aprender a transmitirles el interés por aprender y hacerlos sentir orgullosos de lo que están haciendo es fundamental para que la hora de hacer los deberes en casa no sea un problema.

Esperamos que este recopilatorio de consejos os sirva en casa y que el momento de hacer los deberes sea un momento relajado y productivo para seguir aprendiendo cada día. ¡Esperamos haberte ayudado en todo lo posible!

aRTÍcuLos ReLacionaDos