Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Suscríbete

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Inicio > en tus finanzas > Ahorro > Declaración de la renta: ¿cómo ahorrar?

Declaración de la renta: ¿cómo ahorrar?

Declarción de la renta - Vive Más Vidas

Cada año, cuando toca declarar, nos hacemos la misma pregunta: ¿qué podemos hacer para pagar menos el próximo año en el impuesto sobre la renta?

Cada año, cuando toca declarar, nos hacemos la misma pregunta: ¿qué podemos hacer para pagar menos el próximo año en el impuesto sobre la renta?

Ahorrar no es fácil y menos en estos años en los que la crisis económica del Covid-19 ha dejado huella.  Así, una de las estrategias para ahorrar en la declaración anual del IRPF es comprobar que gastos o inversiones podemos deducirnos, tanto a nivel estatal como autonómico.

Desgravación por planes de pensiones, por la adquisición de la vivienda habitual, por el alquiler, por la maternidad o por los gastos educativos son solo algunos de los conceptos que puedes incorporar a la hora de rendir cuentas con la Agencia Tributaria.

Pero primero, te resolvemos algunas dudas básicas que puedan surgirte:

¿Qué es el IRPF?

El IRPF es un impuesto que está compuesto de la parte estatal (el Estado) y la parte autonómica (regulada por la Comunidad Autónoma). Los tipos de impuestos son diferentes según la Comunidad en la que vivas. Cataluña, por ejemplo, es la Comunidad donde más pagan las rentas bajas y medias, es la que cuenta con un mayor impuesto para los trabajadores con sueldos menores a los 32.000.

Del mismo modo que sucede con los impuestos, dependiendo de la Comunidad encontrarás unas deducciones diferentes a otras, además de las deducciones estatales. Es posible consultar las deducciones que te afectan por ejemplo, la página de la Agencia Tributaria tiene un manual sobre la Renta en el que se encuentran las deducciones por Comunidad Autónoma.  

¿Tendré que hacer este año la declaración por haber estado en un ERTE?

El hecho de haber estado en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) puede provocar que tengas que hacer la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) este año. No obstante, te explicamos también aquí los supuestos en los que puedes estar exento de presentar la declaración.

Por cierto, la mala noticia sobre los ERTE no es el hecho de que puedas estar obligado a hacer la declaración. Si no que es posible que este año el IRPF no te salga a devolver o que, incluso, te salga a pagar.

  • Tendrás que hacer la declaración porque…la prestación que has recibido se considera rendimiento del trabajo. Como cobraste de tu empresa unos meses y del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) otros, tuviste dos pagadores en 2020 y eso te obliga a hacer la declaración. Sin embargo, todo dependerá del importe total de los ingresos y de lo que te pagase el SEPE. Por norma, estarás obligado a declarar si recibiste más de 22.000 euros anuales en concepto de rendimientos de trabajo por parte de un solo pagador, o por parte de dos pagadores, si la cuantía percibida por este segundo o por la suma del segundo y otros posibles pagadores no supera los 1.500 euros.
  • Lo normal es que el segundo pagador (el que te aportó menos de los dos) sea el SEPE. Por lo tanto, si el SEPE te ha pagado menos de 1.500 euros, y entre tu empresa y el SEPE has ingresado menos de 22.000 euros en el ejercicio 2020, no tendrías que hacer la declaración de IRPF, en condiciones normales.

Pero los ERTE de 2020 no son condiciones normales. Puesto que hubo ERTES, el máximo exento ya no es de 22.000 euros sino de 14.000 euros. Dicho de otra manera, si estuviste en un ERTE el máximo exento para no hacer la declaración es de 14.000 y no de 22.000 euros.

¿Y me podría salir a pagar? Probablemente, sí. Ten en cuenta que el Servicio Público de Empleo Estatal no habrá realizado las oportunas retenciones en la prestación, por lo que habrás cobrado la ayuda en ‘bruto’. Es como cuando cobras del paro, que también sufres retención. En este caso se te transfirieron las cantidades que te correspondían por el ERTE sin retención y Hacienda te exigirá su parte cuando hagas la declaración del IRPF.

Por lo tanto, haber estado en un ERTE no solo te puede obligar a presentar la declaración del IRPF, sino que es posible que tengas que devolver parte de lo que cobraste por no poder ir a trabajar o que te salga a pagar cuando otros años ganando menos te salía a devolver.

Otras situaciones que te obligan a hacer la declaración

No olvides que deberás presentar la Declaración de la Renta si percibes pensiones compensatorias de tu cónyuge o anualidades por alimentos no exentas, cuando el pagador de tu trabajo no esté obligado a retener o cuando percibas rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

Si tus ahorros (capital mobiliario) te generan rentas en forma de dividendos de acciones, intereses de cuentas, de depósitos o de valores de renta fija, etc., o tus ganancias patrimoniales (reembolsos de Fondos de Inversión, premios por concursos, juegos, etc.) superan los 1.600 euros anuales -si ya han estado sometidos a retención o ingreso a cuenta- también tendrás que hacer la declaración.

Pagar menos en la declaración de la renta - Vive Más Vidas

Algunas excepciones a esta regla

  • Si tus ingresos de 2020 te dejan fuera de los niveles que te exigen para hacer la declaración, las ganancias patrimoniales actúan como un corrector de las rentas de escasa cuantía. De esta manera, si no estás obligado a presentar la declaración por tu nivel de ingresos, no se aplicarán los supuestos de este segundo grupo.
  • Tampoco tendrás que presentar la declaración si tus rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención derivados de Letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial (VPO) o de precio tasado y las demás ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas no superaron en total los 1.000 euros en 2020.
  • Podrás evitar hacer la declaración si has sufrido pérdidas patrimoniales de menos de 500 euros anuales, o si eres titular de un inmueble arrendado (pisos, locales, plazas de garaje), y tus ingresos totales, únicamente procedentes de esos inmuebles, o junto con los rendimientos del trabajo, del capital mobiliario, de actividades económicas y ganancias patrimoniales no superasen los 1.000 euros anuales.

En cualquier caso, ajustar cuentas con hacienda siempre es complicado y conviene que un experto fiscal resuelva tus dudas y revise tu caso concreto antes de hacer nada. Si estás casado, puede que este año os resulte mejor una declaración conjunta para ahorrar dinero.

Por eso, en vista de la sacar el máximo provecho posible a todo el abanico de deducciones te dejamos estos consejos para ayudarte a disminuir el golpe fiscal en tu próxima declaración.

10 consejos para ahorrar en tu declaración:

1. Deducciones fiscales autonómicas

Existen gastos que es posible deducirse en la declaración, tanto a nivel estatal como autonómico, y que conviene tener en cuenta. La guardería, los gastos educativos, el abono transporte, la ayuda doméstica, el alquiler o la instalación de dispositivos para el ahorro de agua o energía son algunos de los conceptos que pueden desgravarse en la declaración.

2. Cambios en la situación familiar

La cantidad de retención a cuenta del IRPF depende, entre otras cosas, de las circunstancias familiares. Así, hay que informar al empleador de, por ejemplo, si nace un hijo, si se produce un divorcio o si existe una discapacidad.

3. Salario en especie

Una forma de ahorrar impuestos que puedes tener en cuenta este año para la declaración de 2022, si este año no lo has hecho, es obtener parte del salario mensual en especie en forma de seguros de salud, vales para comida o tarjetas transporte, que están exentas de tributar el IRPF.

4. Gastos profesionales

Aquellos gastos que sean de carácter profesional, como las cuotas a un colegio profesional o las sindicales, pueden deducirse en la declaración anual de la Renta de los ingresos percibidos del trabajo, por lo que ahorrarás en impuestos.

5. Donaciones

Si colaboras con alguna asociación, entidad o fundación a través de donaciones económicas, mediante cuota mensual, trimestral o anual, podrás deducirte hasta un 80% de los primeros 150 euros y un 35% sobre lo que exceda de dicha cantidad.

6. Desgravarse por la hipoteca de la vivienda habitual

Una de las deducciones fiscales más utilizadas por los contribuyentes es la de la hipoteca por la adquisición de la residencia habitual con el objetivo de amortizar una parte. Así, esta opción es válida solo para aquellos préstamos adquiridos antes de 2013 y la desgravación puede ser del 15% de lo pagado sobre una base máxima de 9.040 euros.

7. Deducciones a mayores de 65 años

Uno de los beneficios si tienes más de 65 años es que las ganancias obtenidas por la venta de la vivienda habitual están exentas de tributar por el IRPF, por lo que desde la OCU aconsejan esperar a esta edad si es cercana de cumplir para proceder a su venta.

8. Deducciones por tener el piso en alquiler

Los inquilinos pueden desgravarse parte del alquiler en la declaración anual de Renta, pero los propietarios también. Así, como subraya la OCU, se pueden deducir los gastos como el IBI, la agencia, los seguros o la comunidad, al igual que aquellos destinados a la reparación o conservación del inmueble.

9. Deducciones por el plan de pensiones

Las aportaciones en los planes de pensiones también suponen un ahorro del IRPF que repercute en la declaración de la Renta. Una de las novedades de este año es que entra en vigor la reducción del límite máximo de las aportaciones personales para la deducción en el IRPF, que no podrán superar los 2.000 euros.

Los pensionistas han de hacer la misma valoración que en el caso mencionado anteriormente del ERTE, pues la pensión pública que reciben de la Seguridad Social tiene esos mismos límites. Por ejemplo, si una persona recibió además de su pensión pública, otra desde un plan de pensiones privado, ya se considera que hubo dos pagadores, siendo el segundo pagador el plan privado. Por lo tanto, el máximo exento también bajaría a los 14.000 euros si el plan privado pagó más de 1.500 euros durante el año.

Por otra parte, se reducen las aportaciones que puede hacer el cónyuge hasta 1.000 euros anuales y el límite máximo de aportación para la deducción en la renta en planes de pensiones de empresas se incrementa a los 10.000 euros.

Declaración de la renta 2020 - Vive Más Vidas

10. Deducciones si eres inversor

El último consejo es que en el caso de ser inversor o de vender bienes, hay que tener en cuenta que las ganancias pueden compensar a las pérdidas, pero también puede producirse el efecto contrario. Asimismo, es importante conservar todos los justificantes de los gastos que sean deducibles para evitar problemas futuros con Hacienda.

 

Pagar menos y ahorrarte un dinero en la Declaración de la Renta es mucho más sencillo de lo que parece. Pero para ello es fundamental informarte bien de todas estas deducciones para poder aplicarlas a tu caso. Presta mucha atención cuando realices tu declaración y ten en cuenta los trucos que te hemos mencionado ¿Te planteas cómo emplear el importe ahorrado? Si decides invertirlo en tus proyectos e ilusiones recuerda que siempre puedes contar con nosotros si necesitas una ayuda extra.

aRTÍcuLos ReLacionaDos