Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Suscríbete

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Inicio > en tus finanzas > Ahorro > Suben los tipos de interés: ¿qué podemos hacer ahora con la liquidez?

Suben los tipos de interés: ¿qué podemos hacer ahora con la liquidez?

Suben los tipos de interés: ¿qué podemos hacer ahora con la liquidez?

Este mes de septiembre, el Banco Central Europeo (BCE) efectuaba la mayor subida de tipos de su historia, 75 puntos básicos.

Este mes de septiembre, el Banco Central Europeo (BCE) efectuaba la mayor subida de tipos de su historia, 75 puntos básicos.

Esto se sumaba a la subida previa del mes de julio, de 50 puntos básicos y dejaba el precio oficial del dinero en el 1,25%, su nivel más alto desde diciembre de 2011. Pero con la idea clara de que en el mes de octubre a los europeos se nos venía encima otra subida de tipos.

Y todo esto para luchar contra una inflación o subida desbocada de precios que reduce nuestra capacidad de compra y de ahorro… El IPC de la eurozona superó en agosto el 9%, su nivel más alto desde que existe el euro, siendo agosto el cuarto mes de subidas consecutivas.

Sin embargo, lo cierto es que un periodo de subidas de tipos es un momento ideal para aprender a manejar la liquidez de una familia; para aprender a manejar esa hucha a corto plazo o de imprevistos. Hoy vamos a contarte que:

  1. Las subidas de tipos suponen subidas en la rentabilidad de los activos de menos riesgo en un momento en el que las acciones bajan.
  2. Que podemos empezar a exigir a los bancos y a las entidades emisoras de deuda un mayor interés por el dinero que les prestamos y que, por tanto, tenemos más instrumentos donde ahorrar.
  3. Que para decidir bien cómo, cuándo y dónde invertir tu liquidez debes considerar los objetivos de ese ahorro, el tiempo que lo puedes dejar parado y las necesidades de tu familia.

Una situación nueva para el ahorro a corto plazo

Por lo general, todos tenemos una cierta cantidad de dinero en algún sitio que guardamos para imprevistos o para gastos próximos.

Ya hemos dicho alguna vez que ese fondo deberían cubrir idealmente hasta tres meses de los gastos fijos del hogar para que realmente sean un fondo de emergencias.

Pero con una rentabilidad cero en los productos de ahorro más seguros, lo normal era que hubiésemos tenido que asumir un cierto riesgo (inversión) para no perder capacidad adquisitiva con ese capital ahorrado.

Sobre todo, estos últimos meses en los que la inflación empezaba a hacer acto de presencia y se comía lo que ganábamos de rentabilidad por el dinero ahorrado.

Quien lo hiciera bien, ganó algo de dinero porque invertir en acciones hasta la guerra de Ucrania valió la pena. Las acciones venían de un periodo de debilidad y poner dinero en ellas mientras se recuperaban las bolsas pagó beneficio.

Pero la guerra de Ucrania frenó a las bolsas internacionales y a todos los activos de riesgo incluidas las criptomonedas. Y la inflación se disparó. Aun invirtiendo en empresas defensivas con alto pago por dividendo, no era posible ahorrar. Hasta ahora.

Como la inflación se combate mediante subidas de tipos, tenemos subidas de tipos. Y debemos replantearnos qué hacer con nuestro ahorro a corto plazo. Desde un punto de vista económico estamos en un ciclo complicado en el que buscamos el aterrizaje suave de la economía: que se enfríe sin llegar a entrar en recesión.

Históricamente, es un tiempo en el que los activos de riesgo y no riesgo lo hacen más o menos igual.

¿Qué hacer ahora con el ahorro a corto plazo?

A largo plazo, para que alcances tus objetivos, debes asumir un cierto riesgo. Esto es, debes mantener posiciones en bolsa o activos de mayor riesgo y posiciones en deuda o activos de menos riesgo en el porcentaje que consideres más adecuado.

Pero ¿y ese dinero que debes guardar para imprevistos y que debe estar rápidamente disponible por si te hace falta? Para ese dinero en liquidez es para el que se abren ahora múltiples oportunidades de ahorro o inversión. Gracias a la subida de tipos, los instrumentos de ahorro más seguros empiezan a resultar rentables.

Para un plazo muy corto, podemos buscar cuentas de ahorro o cuentas remuneradas. Son cuentas bancarias que pagan un porcentaje pequeño sobre el dinero que se mantiene en la cuenta durante un tiempo determinado. Funcionan como cuentas normales, pero pagan un poco por el capital medio que tiene la cuenta.

También podemos empezar a mirar cuentas a plazo fijo ‘de toda la vida’. Lo normal es que te exijan que mantengas el dinero parado durante doce meses a cambio de un interés que cada vez tendrá que ser más alto.

En ambos casos, al ser productos bancarios debes aprovecharte de la competencia entre las entidades y buscar la que te de más por tu dinero o con las mejores condiciones. Para ello es imprescindible que estés dispuesto a cambiar de entidad financiera si es preciso.

¿Qué hacer ahora con el ahorro a corto plazo?

Otra opción es acudir al mercado monetario, a las emisiones de deuda a corto plazo del Gobierno de España. Por ejemplo, comprando deuda nacional a tres meses. La rentabilidad irá aumentando cada nueva emisión si siguen subiendo los tipos. Para ello, lo más inteligente es abrirte una cuenta en el Banco de España y acudir a las subastas de activos en los plazos que más te interesen.

Una alternativa es dejar estas inversiones en deuda pública en manos de tu entidad financiera. Lo hará a través de distintos productos financieros, pero lógicamente tu beneficio será menor porque te cobrarán comisiones. Una opción pueden ser fondos de inversión en deuda pública a corto plazo. Son productos de inversión o ahorro muy seguros, pero debes leer la letra pequeña para ver las comisiones y condiciones reales de cada uno.

Algunas aseguradoras también tienen productos similares. Si te sientes más cómodo con ellas, echa un vistazo a su oferta comercial para los productos de ahorro en el plazo que más te interese.

En resumen, las subidas de tipos elevan la rentabilidad de los instrumentos de ahorro de menos riesgo. De esta manera, es más fácil obtener algo de rentabilidad por la hucha para imprevistos o el dinero que mantenemos en liquidez para el corto plazo.
Como los tipos van a seguir subiendo, estas rentabilidades también lo harán. Además, dada la guerra comercial entre las entidades bancarias, habrá una cierta competencia entre ellas que favorecerá al ahorrador.

Ha llegado el momento de pedir rentabilidad por el dinero que está parado en el banco como forma de liquidez o de ahorro a muy corto plazo. El ahorro a largo plazo debe estar en otro tipo de instrumentos y asumir más riesgos, pero con los tipos de interés al 1,25% si tu banco no remunera tu liquidez, cambia de banco.

Sigue leyendo más trucos para ahorrar en nuestro blog de finanzas personales.

aRTÍcuLos ReLacionaDos