Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Suscríbete

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Inicio > en movimiento > Viajes > Camino de Santiago: ¿Qué etapas tiene y cómo prepararse?

Camino de Santiago: ¿Qué etapas tiene y cómo prepararse?

Etapas del camino de santiago I VMV

¿Estás pensando en hacer el Camino de Santiago? ¿No tienes claro por dónde empezar? ¿Conoces la historia del Camino, los motivos por los que se emprende esta aventura y los diferentes itinerarios que conducen a Santiago de Compostela?

¿Estás pensando en hacer el Camino de Santiago? ¿No tienes claro por dónde empezar? ¿Conoces la historia del Camino, los motivos por los que se emprende esta aventura y los diferentes itinerarios que conducen a Santiago de Compostela?

Rutas espléndidas entre cumbres majestuosas, frondosos bosques, campos dorados, aguas cristalinas, ciudades medievales… Los itinerarios y etapas del Camino de Santiago que llevan a la catedral de Compostela están llenos de una riqueza histórica y cultural que no te puedes perder.

Todo peregrino que se plantea por primera vez la idea de afrontar el Camino de Santiago se hace mil preguntas. En este artículo encontrarás las respuestas que te ayudarán a resolver las dudas más importantes. ¡Prepara tu calzado más cómodo y una mochila y comencemos el viaje!

Los orígenes del Camino de Santiago

¿Conoces la historia del famoso camino que se remonta al siglo IX? Según la tradición cristiana, fue a finales del Alto Medioevo cuando el ermitaño Pelayo descubrió la tumba de Santiago el Mayor, apóstol de Jesús. Una noche, Pelayo vio una estrella que indicaba el sitio donde estaban las reliquias del santo mientras descansaba en lo alto del monte Libredón. Entonces, el ermitaño dejó su lugar de retiro y comenzó su peregrinaje hacia el sitio que señalaba la estrella hasta que llegó al lugar donde yacía el santo.

De ahí la tradición y el nombre: Santiago de Compostela, que significa campus stellae, en latín, cielo o campo estrellado. La historia recuerda un poco a la de la estrella de Belén y los Reyes Magos.

Ahora que ya conoces su origen, ¿te atreverías a seguir los pasos que el ermitaño Pelayo inició en el año 813? ¡adelante! Te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Cómo prepararse para hacer el Camino de Santiago?

Una vez que hayas definido los aspectos organizativos, económicos y la elección de tramos elección o el viaje, seguramente tendrás que dedicar especial cuidado al equipo y al entrenamiento.

La optimización del equipo y el peso adecuado determinarán el éxito o el fracaso de tu peregrinación. Las dificultades para elegir son perfectamente normales, pero lo que recomendamos durante esta fase es tener siempre en cuenta estos dos factores:

  • Todo lo que puedas necesitar se puede comprar fácilmente en el camino
  • Una mochila demasiado pesada causará problemas musculares, articulares y de espalda a largo plazo

Con estos dos aspectos en mente, sobra decir que no debes cargar con tu casa a cuestas. Es preferible llevar lo indispensable y no arriesgarse a sufrir serios problemas físicos que nos podrían impedir la llegada a la meta.

Una buena forma de decidir qué llevar para el Camino de Santiago es probar todo el equipamiento durante la preparación física.

Preparación que deberás comenzar con la antelación suficiente, y que te ayudará a determinar el peso ideal que puedes cargar según las capacidades de tu cuerpo.

Prepararse para el Camino de Santiago I VMV

Además, para tu entrenamiento, puedes diseñar itinerarios en las cercanías de tu domicilio para poner a prueba tu resistencia y, poco a poco, ir mejorándola. Sal a caminar con la mochila llena, haz calentamientos, estiramientos y elongación diariamente. Además, es conveniente intentar seguir una dieta saludable e hidratarte con regularidad.

Así, podrás también programar tus jornadas durante la peregrinación de forma realista, sin proponerte metas que te llevarían invariablemente al agotamiento e incumplimiento de tu plan de kilómetros diario.

Tus pies te llevan por el Camino de Santiago

El bienestar y la salud de los pies necesitan una atención especial. Nada peor que lanzarse a caminar con un calzado nuevo, que te llene de ampollas y enrojecimientos los pies. Por eso, entrenar con el calzado que se utilizará durante todo el Camino es fundamental para que vayan tomando la forma del pie y suavizándose.

Un calzado ideal debería considerar las siguientes características:

  • Ser un número mayor que el propio, para poder utilizar un calcetín grueso, que los dedos estén cómodos y evitar hacernos daño en las uñas.
  • Tener una suela ancha, con una buena tracción y un buen agarre, sobre todo en los descensos.
  • Tener membrana transpirable para una buena ventilación, pero que al mismo tiempo sean impermeables: Seguramente en algún tramo del peregrinaje te verás envuelto en lluvias abundantes.

¿Ya has decidido qué recorrido harás?

El Camino de Santiago, cuya meta es la sepultura del Apóstol, puede ser recorrido por senderos muy diversos. A través de la historia se fueron desarrollando diversos recorridos. Los principales y más famosos son:

  • Por tierra tenemos el Camino Francés, el más conocido de todos; el Camino de la Plata utilizado por los peregrinos que llegan desde el sur del país y el Camino Portugués, de los lusitanos.
  • Por mar se desarrolla el Camino Inglés, que inicia en Ferrol con el desembarco de los peregrinos provenientes del norte de Europa.

Pero hay muchas más etapas y es importante conocerlas para escoger la que más se adapte a ti y a tus expectativas, para poder disfrutar del camino al máximo.

Etapas del camino de Santiago

Camino Francés

Es el camino por excelencia y con él podrás disfrutar de una experiencia excepcional al alcance de todos. Así que, si eres un peregrino novel, esta opción es perfecta para ti. Parte de Saint-Jean-Pied-de-Port, en el lado francés de los Pirineos y a largo de la ruta atraviesa siglos de grandes acontecimientos y batallas que caracterizan la historia de Europa.

El de las estrellas es un tema recurrente, de hecho, a este itinerario también se le llama “Vía Láctea”, ya que sigue la misma dirección que nuestra galaxia y servía de punto de referencia para la orientación de peregrinos medievales.

Camino Primitivo

Tiene la reputación de ser el más difícil debido a la dureza de los entornos montañosos que atraviesa, pero queda compensado por la majestuosa belleza que se abre a la vista.

Teniendo en cuenta la altitud, es habitual encontrar bajas temperaturas y nevadas, incluso fuera de los meses invernales, así como bastantes lluvias. Es el primero históricamente documentado, que sumerge al peregrino en un verdadero viaje cultural y gastronómico.

Camino del Norte

Es una de las rutas más largas: ¡820 km divididos en 34 etapas! Esta larga aventura transcurre a lo largo de las bellas costas del mar Báltico y los escarpados paisajes montañosos que incluyen los famosos Picos de Europa, siguiendo la antigua calzada romana de Via Agrippa.

Vía de la Plata

Entre los itinerarios más conocidos del Camino de Santiago, la Vía de La Plata tiene un lugar especial, un recorrido de casi 1.000 kilómetros que parte de Sevilla y que va evitando las zonas escarpadas de las montañas del centro de España, lo que lo transforman en un plácido paseo, solitario e íntimo.

Un itinerario que discurre por la vía de época romana que unía Emérita Augusta (actual Mérida) con Astúrica Augusta (Astorga).

Camino Sanabrés

Serpentea por la provincia de Zamora y entra en Galicia por A Gudiña, pasando luego por la bella ciudad de Ourense, la provincia de Pontevedra y finalmente A Coruña antes de llegar al destino. Este sendero guarda muchos tesoros, entre ellos algunas joyas del románico, espléndidos paisajes, viñedos y muchas zonas verdes donde reina la tranquilidad, el silencio y la naturaleza.

Camino Vasco

Conocido también como “del Interior”, Jacobea Vasca o Vía Bayona, une Irún con el Camino Francés. Es una ruta enriquecida por patrimonio y lugares dignos de conocer. Para cruzar la gigantesca pared que corta el sendero entre Guipúzcoa y Álava, se aprovecha el túnel de San Adrián, un pasadizo natural excavado en la roca, una cueva utilizada desde hace ya dos milenios por peregrinos y comerciantes.

Camino Portugués

Es la segunda vía más popular en cuanto a número de peregrinos, solo superado por el Camino Francés. Oficialmente comienza en Lisboa, pero habitualmente inicia en Oporto, cerca de la frontera lusa.

Camino Catalán por San Juan de la Peña

Inicia en Montserrat y va a Santa Cilia de Jaca, donde se une con el Aragonés, pasando por Huesca y el monasterio de San Juan de la Peña. Es un camino complicado, con problemas de señalización, cortes y zonas muy agrestes de media montaña que presentan dificultades.

Camino Baztanés

Atraviesa los Pirineos Atlánticos por el valle de Baztán y era una vía utilizada por quienes desembarcaban en el puerto de Bayona para incorporarse a las caravanas que se dirigían a Pamplona. Enlaza con el francés.

Camino Inglés

Como su nombre indica, era la ruta preferida de los peregrinos ingleses, irlandeses, escandinavos, holandeses y nórdicos en general. Se llega en barco a A Coruña o Ferrol y es un paseo suave entre praderas y forestas.

Camino de San Salvador

El peregrino que va a Santiago y no pasa por El Salvador visita al siervo y se olvida del Señor”. Este dicho, muy conocido en la antigüedad, fue observado por los peregrinos que llegaban a León por el Camino Francés, y se dirigían a visitar la catedral de Oviedo, donde está la reliquia de la Sábana Santa del rostro de Cristo.

Epílogo a Fisterra

Después de haber abrazado al Santo y recibir su bendición, casi todos los peregrinos continúan a Finisterre. Es el epílogo perfecto para concluir el viaje y admirar las imponentes y agitadas aguas del Atlántico. Cuenta la tradición que quien llega a Finisterre debe quemar a la orilla del mar un objeto que ha usado durante la peregrinación, como forma de cerrar un capítulo y comenzar el retorno a casa.

El Camino de Santiago, un viaje para el alma y el cuerpo

¿Qué mueve a los peregrinos a recorrer los cientos de kilómetros que atraviesan España desde los cuatro puntos cardinales? Es algo muy personal y cada uno tiene motivaciones muy distintas. Los hay con motivaciones puramente religiosas, pero también hay otros motivados por realizar un recorrido emblemático y cultural, así como por cumplir un desafío personal y auto conocerse, o simplemente por viajar en grupo.

Pero si hay algo en lo que coinciden los peregrinos es que el Camino de Santiago ofrece una forma de disfrutar de unas vacaciones distintas, además de ser una inversión única en las profundidades de la propia espiritualidad.

aRTÍcuLos ReLacionaDos