Search
Generic filters
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Generic filters
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

5 razones para contratar un seguro médico

Como ocurre con todos los seguros voluntarios, uno de los aspectos más relevantes a la hora de decidir contratar un seguro médico privado es si nos compensa o no tenerlo.

madre-e-hijos-mirando-tablet

Como ocurre con todos los seguros voluntarios, uno de los aspectos más relevantes a la hora de decidir contratar un seguro médico privado es si nos compensa o no tenerlo.

Es posible que muchas personas no visiten el médico con asiduidad o recurran a los servicios de la sanidad pública solo esporádicamente. En ese caso, es probable que no estén haciendo un seguimiento regular de su salud y que acaben acudiendo a la sanidad cuando ya tengan algún problema.

Entonces, lo que suele ocurrir es que aparecen complicaciones para conseguir cita con el médico de cabecera, las listas de espera son muy largas y en urgencias hay gran saturación. Por eso, hoy veremos 5 razones para contratar un seguro médico privado que quizás no contemplabas y que te pueden ayudar a plantearte esta opción.

 

Las ventajas principales de tener seguro médico privado

Dicen que solo nos acordamos de los seguros médicos cuando los necesitamos, pero lo cierto es que podemos necesitarlos en cualquier momento. De hecho, los expertos recomiendan hacer chequeos periódicos para asegurarnos de que estamos bien y poder abordar nuestra salud de manera preventiva. Por ello son muchas las personas que optan por, aparte de la Seguridad Social, tener una póliza de seguro médico privado. Algunas de las ventajas que eso conlleva son las siguientes:

  1. Libertad de elección. Con un seguro médico, tienes la opción de elegir a qué especialidad quieres dirigirte, qué profesional de esta prefieres que te trate y, además, qué hora te va mejor entre su amplitud de horarios para concertar visitas. Y todo ello sin pasar por el médico de familia en muchos casos. Por lo tanto, el proceso es más ágil y personalizado.
  2. Más recursos disponibles. Es más fácil que te soliciten pruebas y tratamientos que en la sanidad pública se ven más limitados, tanto en número como en variedad, por falta de recursos. Por otro lado, al no haber apenas listas de espera, la realización de dichas pruebas y la obtención de resultados se lleva a cabo mucho más rápido.
  3. Atención allí donde vayas. A nivel de cobertura nacional, las aseguradoras suelen tener centros médicos repartidos por todo el territorio, por lo que puedes recibir atención en cualquier parte. En caso de que tu desplazamiento sea fuera de España, también tienes la opción de recibir cobertura en centros de otros países donde no haya la Tarjeta Sanitaria Europea. Y si quieres estar protegido en cualquier parte del extranjero, muchos seguros ofrecen asimismo cobertura internacional. Puede ser una buena forma de disfrutar de tus vacaciones con total tranquilidad, vayas donde vayas.
  4. Hospitalización cómoda. En caso de que sea necesario el ingreso en un centro médico, con una póliza de seguro puedes tener una habitación privada e incluso una cama supletoria para tu acompañante para que el tiempo que paséis en el hospital sea lo más confortable posible.
  5. Servicios adicionales. A diferencia de la Seguridad Social, las compañías de seguros médicos ofrecen algunos servicios extra, como puede ser la atención telefónica de un médico para evitar desplazamientos, la solicitud de una segunda opinión en un diagnóstico o incluir coberturas como el seguro dental en la póliza.
revision-medica

¿Qué son los copagos? ¿Y los periodos de carencia?

Cuando contratas un seguro de salud, en función del precio de la póliza, obtendrás una cobertura determinada y tu seguro cubrirá por tanto más o menos servicios. Esto quiere decir, que algunos de los servicios serán de copago o de abono adicional a la prima.  Las condiciones que limitan lo que cubre y no cubre varían según el tipo de seguro, y lo que queda fuera de cobertura corre a cargo de la persona asegurada. Por ejemplo, el seguro puede no cubrir una enfermedad anterior a la contratación de este.

Si prefieres optar por seguros de salud sin copagos, siempre puedes elegir la opción de pagar una prima superior y asegurarte de que los gastos médicos de cualquier tipo quedarán cubiertos. Al final, es sopesar el uso que daremos al servicio, teniendo en cuenta que cuidar nuestra salud será algo esencial a lo largo de toda nuestra vida.

Por otro lado, la cobertura del seguro se ve limitada por carencias en la antigüedad de la póliza. Para acceder a algunos de los servicios más caros, el seguro se reserva el derecho a no autorizar ciertas pruebas o tratamientos si no hemos abonado un mínimo de mensualidades antes. Por tanto, hasta que hayamos pasado el periodo de carencia que se establezca en la póliza, puede que tengamos que pagar determinados servicios adicionales a la prima, si así lo requerimos. Lo positivo es que una vez haya vencido el periodo, ya podrás disfrutar de todas estas cuestiones sin pagos extras.

 

Cosas a tener en cuenta

Como ocurre con cualquier otro seguro, las ventajas de un seguro de salud se aplican en el momento que precisamos sus servicios. Sin embargo, en este caso cabe recordar que hablamos de salud y disponer de facilidades para cuidarnos en cualquier momento siempre es de gran ayuda.

Además, los seguros de salud se adaptan a tus necesidades en cuanto a prestaciones y, por lo tanto, al precio que buscas. La mayor oferta de seguros que hay hoy es positiva para los usuarios, porque aumenta el abanico de posibilidades en cuanto a precios y coberturas lo que te permitirá escoger con total flexibilidad.

Tanto es así que existen buscadores y comparadores de este tipo de seguros médicos, que te pueden ir muy bien para encontrar la póliza que se adapta a tus necesidades.

 

instrumento-medico-en-una-mesa-blanca

La parte fiscal es importante

Existe un efecto fiscal de los seguros de salud si son contratados por una empresa o un empresario autónomo, tanto si son para el trabajador, como si son para sus familiares directos (cónyuge e hijos). Este es una deducción de hasta 500 euros anuales por persona en impuestos. No obstante, cabe decir que esta ventaja fiscal no existe si el que contrata el seguro es un particular.

Los beneficios fiscales de un seguro médico se obtienen a través del impuesto sobre la renta (IRPF) porque las primas son consideradas como gasto deducible en la declaración. En el caso de un seguro de empresa, que contrata la compañía para sus empleados y lo incluye en un bono social, la desgravación va a parar a la empresa en el Impuesto de Sociedades.

Puedes desgravarte las primas si eres autónomo o el seguro es de empresa

Recapitulando…

Como puedes ver, contratar un seguro médico tiene grandes beneficios en cuanto a calidad, cantidad, rapidez o personalización de los servicios. Es una opción a considerar para poder cubrir todas nuestras necesidades de salud con seguridad.

Si bien la cobertura de un seguro se verá limitada por determinadas condiciones de la póliza, como la antigüedad o el tipo de prueba o tratamiento, dispones de multitud de opciones y ofertas. Valora cuál se adapta mejor a tu economía y necesidades. Echar un vistazo a un comparador puede ser una buena idea para valorar la posibilidad de hacerte un seguro de salud para ti y tu familia. ¡Sigue cuidándote más y mejor!

aRTÍcuLos ReLacionaDos