Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

Cómo ahorrar dinero en cada etapa de la vida

Ahorrar dinero es una práctica que nos ayudará siempre. Sin embargo, en cada momento de nuestras vidas nos moverán cosas distintas y tendremos proyectos y sueños diferentes que cumplir. Así, nuestros objetivos de ahorro de dinero también irán cambiando.

Cómo ahorrar dinero en cada etapa de la vida

Ahorrar dinero es una práctica que nos ayudará siempre. Sin embargo, en cada momento de nuestras vidas nos moverán cosas distintas y tendremos proyectos y sueños diferentes que cumplir. Así, nuestros objetivos de ahorro de dinero también irán cambiando.

Además, también hay cuatro grandes factores que afectan al ahorro de dinero siempre, y son: tus ingresos, el “apetito por el riesgo”, la necesidad de empezar a ahorrar desde el primer día que obtienes ingresos, y las circunstancias macroeconómicas y de los mercados.

Aunque existen infinitas formas de vida y cada uno de nosotros es un mundo, desde el punto de vista económico y financiero se presupone que pasamos por cuatro etapas en la vida: cuando recién acabas tus estudios y te incorporas al mercado laboral, el/la profesional asentado/a que crea una familia, los padres que ven crecer la familia y los gastos familiares, y los jubilados y pensionistas.

Y en realidad hay una etapa previa a todas las anteriores que depende de tus padres y de su filosofía de ahorro.

No hace falta tener un trabajo formal para empezar a ahorrar dinero.

Fase 0. Desde la infancia

Si tus padres desde la infancia te enseñan qué es el dinero, para qué sirve y cómo puedes empezar a ahorrar, más rápido aprenderás el valor del dinero. Así también te será más adquirir el hábito y gestionar tus recursos con mayor independencia en un futuro.

En esta fase cero, por lo tanto, el ahorro del dinero depende de nuestra familia. Tenemos cubiertas nuestras necesidades, pero no nuestros caprichos porque dependen de una financiación externa. Por eso, este momento representa una gran oportunidad para aprender a ahorrar dinero, porque aprendemos lo que significa acumular dinero para conseguir unos objetivos más grandes que comprarnos unas simples chuches; y a medio o largo plazo, si queremos comprarnos una bici con la propina que nos dan nuestros abuelos, por ejemplo.

 

Cómo ahorrar dinero en la infancia

Fase I. Te abres al mercado laboral

Hay mil caminos profesionales y tantas o más maneras de formarnos para acceder a ellos. Pero, independientemente de lo que hayas estudiado y cómo decidas lanzarte al mercado laboral por primera vez, hay algo que suele ser igual para todos: tus primeros ingresos van de la mano de tus primeras inversiones.

En el momento en que tienes una nómina sueles recibir una tarjeta de crédito y tus padres dejan de ayudarte con tus gastos (si es que todavía lo hacían). Y a partir de entonces tienes acceso a diversos instrumentos financieros, como las financiaciones y préstamos personales.

En esta fase, si todavía vives con tus padres y tienes la mentalidad del ahorro de dinero, puedes empezar a hacerte un colchón. Hay quien consigue ahorrar hasta un 70% de su salario si su familia no necesita de su ayuda. Si nadie depende de ti, es un gran momento para ahorrar dinero en vistas independizarte en un tiempo, pagarte estudios posteriores de máster, emprender tu propio negocio o, quien sabe, dar la vuelta al mundo.

 

Cómo ahorrar dinero en todas las etapas de la vida

Fase II. Vida independiente

Cada vez nos emparejamos más tarde. Y es que sabemos que la vida da mil vueltas y podemos disfrutarlas tanto en solitario como bien acompañados. La cuestión es que sea como sea, tarde o temprano surge la necesidad de ser independientes.

Podemos dar el gran paso solos, en pareja, con amigos… y lo hagamos del modo en que lo hagamos, el ahorro del dinero y los objetivos financieros nos acompañarán. En estos momentos, los gastos de nuestra vida single o en pareja aumentan. Sobre todo, con los alquileres, la compra de una vivienda, la puesta en marcha de nuestro negocio, los viajes… y tendemos a buscar liquidez para afrontar unos gastos crecientes.

Como inversores, el apetito por el riesgo se reduce porque priman la hipoteca y los instrumentos financieros a medio plazo, como los fondos de inversión o los créditos para hacer realidad nuestros proyectos, los seguros de vida o las inversiones de renta fija para cubrir las necesidades de la pareja. Al final ahorras menos para hacer frente a los gastos y no sueles ahorrar más del 50% (aunque más bien es el 30%) de tus propios ingresos o de los conjuntos en caso de vivir en pareja.

 

Cómo ahorrar dinero en el día a día

Fase III. ¿La familia crece?

Puede que con los años te entren las ganas de ser padre o madre. Una, dos, tres o las veces que quieras. O igual te apetece adoptar animales y creas una gran familia gatuna o perruna. Sea como sea la familia que desees crear, cuando ésta crece suelen entran nuevos miembros financieramente dependientes y aumentan los gastos.

En esta fase solemos disponer de poca capacidad de ahorro de dinero y tratamos de evitar el riesgo en la medida de lo posible, porque prima el bienestar de la familia. Nuestros objetivos suelen recaer sobre conseguir cierta estabilidad económica para sacar adelante nuestras familias y nuestros proyectos; velar por el futuro de todos y puede que incluso empezar a ahorrar para la jubilación. Ahora es el momento de poder solicitar financiación con mayor facilidad, pero tenemos que valorar con atención el nivel de deuda.

La capacidad de ahorro no acostumbra a superar el 30% de los ingresos y se invierte mucho en seguros de salud o de vida y planes de ahorro para financiar los estudios de los hijos o proyectos empresariales propios. La jubilación también empieza a ser un aspecto que valorar, pero en la medida en que la hipoteca deja de ser un problema y la familia encuentra el equilibrio financiero entre ingresos y gastos.

 

Cómo ahorrar dinero en pareja o en familia

Fase IV. La jubilación

Estés en la fase que estés, lo veas más o menos lejos, tarde o temprano llegará el momento. Un día acabas tu vida laboral y puedes empezar a disfrutar de nueva vida de jubilado. Si has ahorrado dinero, podrás reforzar la pensión pública y gozar de mayor calidad de vida. Si no has podido ahorrar o, por el motivo que sea, has confiado este momento plenamente a la pensión, tendrás que adaptarte a tus nuevos ingresos. Algunos expertos señalan que, para mantener la calidad de vida previa a la jubilación, se requiere alrededor de 50.000 euros por persona.

De nuevo, se supone que si empezaste a ahorrar cuando los expertos recomiendan que lo hagas, desde la fase 1, tendrás más posibilidades de llegar a la jubilación disponiendo de ciertos ahorros. Algo que puede ayudarte es que tu hipoteca no llegue a pasar de los 30 años idealmente, aunque las hay hasta de 50.

En esta fase, por razones de edad quedas fuera del mercado del mercado de inversiones financieras a largo plazo. Como inversor, es preferible recurrir a instrumentos financieros de bajo riesgo y muy líquidos. Por todo ello, en este momento vital apenas se suele destinar a ahorro un 20% de los ingresos.

 

Cómo ahorrar en la jubilación

Nuestra recomendación: ser realistas

Cuanto antes incorporemos en nuestras vidas la filosofía del ahorro de dinero, como es el método de ahorro japones Kakebo, más fácil nos resultará hacerlo en cada etapa de la vida. Sin embargo, cabe tener en cuenta que las recomendaciones de los expertos no son del todo realistas. Es importante tener en cuenta que en la vida pueden ocurrir imprevistos financieros, podemos cambiar de opinión, tomar nuevos caminos o tener que hacer frente a situaciones que no contemplábamos.

No obstante, sí es cierto es que cuanto antes intentemos acumular capital, en la medida de nuestras posibilidades en todo momento, más tiempo tendremos para que ese dinero trabaje por nosotros. Y eso nos ayudará a poder asumir menos riesgos para alcanzar los mismos objetivos. ¡Ahorrar siempre merecerá la pena!

aRTÍcuLos ReLacionaDos