Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

¿Cuánto se queda hacienda del premio de un concurso?

Una de las novedades que trae el sorteo extraordinario de la lotería de navidad de este año es que los afortunados pagarán menos impuestos. Desde el día uno de enero de 2020 la cuantía exenta para premios obtenidos es de 40.000 euros en vez de los 30.000 euros anteriores. Pero cuidado, no en todos los premios.

¿Cuánto se queda hacienda del premio de un concurso? | ViveMásVidas

Una de las novedades que trae el sorteo extraordinario de la lotería de navidad de este año es que los afortunados pagarán menos impuestos. Desde el día uno de enero de 2020 la cuantía exenta para premios obtenidos es de 40.000 euros en vez de los 30.000 euros anteriores. Pero cuidado, no en todos los premios.

El Estado deja bien claro que esta rebaja en la retención fiscal es única y exclusivamente para ciertos sorteos. En concreto, para los que organice el Estado (ONLAE), los de la Cruz Roja Española, órganos o entidades de las Comunidades Autónomas y los juegos autorizados a la ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España).

Por lo tanto, quedan fuera todos los demás, como pueden ser los concursos televisivos o radiofónicos que tantos y tan grandes premios han dado. Por ejemplo, el récord en España de un concurso de este tipo es el de los Lobos en ¡Boom! que alcanzó los 6.689.700 euros en el verano de 2019. Para que te hagas una idea, entre el 45% y el 50% de lo que recibió cada uno de los cuatro miembros del equipo se lo quedó Hacienda. Las variaciones entre los importes dependieron de la comunidad autónoma de residencia de cada uno de ellos.

Como ves, Hacienda siempre gana. En realidad, el Estado casi siempre gana. O bien juegas en sus loterías o bien pagas impuestos más elevados por los premios. De hecho, y para que no nos hagamos ilusiones, si participas en un concurso televisivo, el contrato que firmas antes de grabar ya establece claramente que el premio en metálico que consigas lleva una retención fiscal del 20%.

Vamos, que la quinta parte del premio nunca llegará a tus manos y que el pobre concursante que decide plantarse porque cree que ya tiene suficiente para el viaje de sus sueños o para cambiar de coche, ni podrá llegar tan lejos como creía ni comprarse el modelo más alto de la gama.

Y, en este caso: ¿Hay que declarar los premios en la RENTA?

El resto del premio sin retención fiscal se añade a tus ingresos de ese año para formar parte de tu base imponible en tu declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Como este tributo es progresivo, si tus ingresos de ese año superan cierto total, subes un tramo y pagas más porcentaje de impuestos.
¿Hay que declarar los premios en la RENTA? | ViveMásVidas

Si el premio es de una cuantía menor no vas a notar nada, pero con premios por encima de los 60.000 euros te vas al último escalón impositivo seguro y te pasará como a los Lobos, que te dejarás prácticamente la mitad del premio en impuestos.

Pero cuidado, si ganas más de 40.000 euros en un sorteo de la Lotería Primitiva (mínimo exento ahora) el Estado se quedará con el 20% (la quinta parte) de lo que supere esa cantidad. Por lo tanto, cuidado con ser demasiado generoso (antes de cumplir con Hacienda) si te toca un premio importante.
Por cierto, todos los premios que superan los 2.500 euros superan el importe máximo permitido para cobrar en efectivo. Así, como tendrás que cobrarlo por banco, ya llevará la retención correspondiente -si no es de los sorteos admitidos dentro de los 40.000 euros- y Hacienda te tendrá controlado en el IRPF.

Pero como el premio no sea en metálico…

Lo peor de un premio que no es en metálico es que Hacienda recibe del organizador el importe total del premio en euros y te va a exigir que lo declares en tu IRPF. Además, como el premio puede no tener retención (un coche, por ejemplo) todo su valor se acumula en tu base imponible.

Si ganas el coche de un programa que está valorado en 10.000 euros, declaras unos ingresos de 10.000 euros y pagas por haber ganado 10.000 euros ese año. Como no lo tengas en cuenta, el disgusto en mayo puede ser importante porque Hacienda reclama dinero por un premio que recibiste en metálico. O lo vendes, y ajustas cuentas con la Agencia Tributaria o pides un préstamo para pagar los impuestos.

Y ese es otro problema. Muchos de los premios en metálico se deprecian nada más salir a la calle, como ese coche cuya matriculación y seguro ha corrido de tu cuenta para poder llevártelo, por ejemplo. Si te lo quedas, tributas por su precio establecido en el concurso; si lo vendes, también, pero tendrás dinero para pagar impuestos y quizás, para algo más. Ah, y no te van a dejar renunciar al premio si no te interesa.

¿Cómo tributa a Hacienda un premio compartido?

Los españoles somos muy de jugar entre familiares o amigos, pero cuando nos toca el premio resulta que no somos tan íntimos o familiares tan cercanos. Bromas aparte, no cambia nada en el tema de los impuestos, pero es imprescindible acudir juntos al banco para declarar que se trata de un premio compartido e identificar a todos los premiados.

Si no se hace así, Hacienda entiende que es una persona la que ha ganado el premio y que luego dona parte a otras. La tributación es distinta (donaciones) y puede quedarse con más dinero aún por no hacer las cosas bien.

Si juegas a la lotería de navidad mediante participaciones, en cada una de ellas ya tiene que poner que cobrarás lo que te corresponda después de la retención fiscal correspondiente. Si el importe hace obligatorio cobrarlo por banco, quedará registrado y tendrás que ajustar cuentas con Hacienda.

En conclusión, no juegues demasiado en concursos con premios en metálico o en sorteos privados para evitarte problemas con Hacienda. Y tampoco lo hagas en grupos salvo que confíes ciegamente en ellos.

Recuerda también que todos los premios pagan impuestos y no te lo gastes antes de ajustar cuentas con Hacienda o de saber muy bien lo que te va a exigir.

Y, si vas a la tele, no olvides que sólo cobras si el programa se emite y que lo harás por banco y con la consiguiente retención unos días después de su emisión (no grabación). Ten por seguro que, aunque el programa estaba grabado, cuando viste la victoria de los Lobos, ellos no habían cobrado todavía.

aRTÍcuLos ReLacionaDos