Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

Consejos para comprar un coche de segunda mano

Muchas veces, cuando pensamos en un coche de segunda mano, nos imaginamos un vehículo casi de desguace. ¡Pero no es cierto! Hay muchos coches usados que apenas han estado en carretera unos años.

Hombre en un coche

Muchas veces, cuando pensamos en un coche de segunda mano, nos imaginamos un vehículo casi de desguace. ¡Pero no es cierto! Hay muchos coches usados que apenas han estado en carretera unos años.

Y esta opción de compra presenta una gran ventaja: el valor de un coche baja mucho una vez sale del concesionario. A veces, el primer año pueden llegar a bajar hasta un cuarto de su precio inicial, por lo que comprar un coche seminuevo puede ahorrarte mucho dinero.

Aquí tienes algunos consejos para saber cómo comprar un coche de segunda mano ¡y hacer la mejor adquisición!

 

1. Estudia tus necesidades

Como en cualquier compra, es muy importante que antes de ponerte a buscar y comparar opciones de coches sepas qué coche necesitas.

Para ello, debes preguntarte varias cosas: ¿lo usaré para desplazamientos cortos, o para viajes más largos? ¿Es un coche para toda la familia, para el trabajo…? ¿Me preocupa el consumo y que sea ecológico?

Cuando sepas qué tipo de coche andas buscando y qué uso le vas a dar, sabrás en qué funcionalidades o aspectos del coche fijarte, para hacer así una búsqueda más eficiente.

 

2. Ahorra en características

¿Qué mirar al comprar un coche de segunda mano? En línea con lo que comentábamos, en el proceso de decidir cuáles son tus requisitos para comprar un coche, puedes fijarte en determinadas cuestiones para elegir un vehículo de un precio más económico.

Por ejemplo, los motores con menos caballos suelen ser más económicos y además consumen menos combustible. Los coches híbridos, por ejemplo, son más baratos de mantener, pero el precio de compra es más elevado. Por otro lado, los coches manuales también son más baratos y los coches pequeños se pueden asegurar por menos dinero.

Cuando reflexiones sobre qué características deseas que tenga el coche que necesitas, plantéate que cada cosa que decidas puede tener una influencia en lo que acabarás gastando. Esto hace referencia a las puertas, la tapicería, las llantas, etc…

 

3. Decide dónde y cuándo comprarlo

Lo que aún no hemos mencionado de comprar un coche de segunda mano es decidir dónde se compra y a quién. Existen dos opciones principales: comprarlo en una tienda especializada o comprárselo a un particular. Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas:

 

  • Si lo compras en una tienda especializada, la compra en general es más segura. Las personas detrás del mostrador saben de lo que están hablando y podrán aconsejarte mejor entre la variada oferta. Además, al ser una empresa establecida seguro ofrece garantías y confianza que tal vez una compra a un particular que desconoces no tendrá.
  • Si lo compras a un particular, la compra es más sencilla. Hablando con la persona que lo vende, podéis llegar mejor a un acuerdo de precio o condiciones, y más si es alguien a quien conoces. Del mismo modo, no corres el riesgo de que un vendedor que va a comisión logre salirse con la suya para venderte un modelo más caro y acabar gastando así más dinero en la compra.
calcular consumo del coche

Cada caso es un mundo y en cada situación puede ser más conveniente una cosa u otra. Lo más importante es que lo tengas todo claro antes de tomar una decisión. Estudia bien el coche, las prestaciones, las condiciones de la compra y la persona que la realiza.

Respecto a cuándo es el mejor momento para comprar un coche de segunda mano, depende de si lo haces en tiendas o a través de particulares. En el caso de las tiendas hay temporadas de rebajas, sobre todo a finales del año (noviembre, diciembre), en que quieren retirar el stock, por lo que es recomendable esperar este momento. Si es con un particular, no hay mejor o peor momento, pero siempre puedes ir mirando cómo fluctúan los precios para comprarlo cuando te salga más rentable.

 

4. Comunícate con quien te lo vende

Hay veces que por miedo a preguntar o por prudencia, podemos hacer compras que de las que no estemos demasiado seguros. Por eso, te recomendamos que hables con la persona que te vende el coche para cerrar todos los aspectos y que no te quede ninguna duda: precio, años de antigüedad, quién se encarga de los gastos del traspaso, el seguro… todo lo que sea necesario.

Vas a realizar una inversión importante, así que a ti interesa saberlo todo y más vale preguntar de más que dejar cosas en el aire. Y piensa que a la persona a la que le vas a comprar el coche le interesa vendértelo. Quien está al otro lado entenderá que quieres asegurarte de todo antes de tomar la decisión y será más fácil que lo habléis para no dejar nada en el tintero y evitar problemas que puedas surgir a posteriori. Es un win win.

 

hombre y mujer embarazada coche

5. Inspecciona el coche al verlo

No hace falta que te lo digamos, pero una vez tengas el coche delante es muy importante que revises que todo en el coche está en buen estado.

Para ello, puedes hacer una inspección del exterior y del interior: mirar los faros, las puertas, la pintura de la carrocería, que el aire acondicionado, las luces y los intermitentes funcionen, que los papeles estén en regla…

Tómate el tiempo necesario para asegurarte de que el coche cumple con lo que el anuncio prometía o lo que te ha dicho quién te lo vende, porque una vez lo compres igual puede ser complicado reclamar.

 

6. Aprovecha para probarlo

Para hacer una inspección más a fondo, ahora toca probar el vehículo. Siéntate en el asiento del conductor, coge el volante, gira la llave y disfruta de tu primer paseo con el coche.

Con esta prueba, podrás comprobar si el automóvil se adapta a lo que andas buscando, si tiene algún fallo que no habías detectado al principio… ¡y también imaginarte cómo será una vez sea tuyo!

Con este primer contacto, seguro que te será más fácil tomar la gran decisión: si te lo quedas o si no. Porque no hay mejor manera de comprar que probando el producto antes.

 

7. Cierra el trato

Una vez sepas que el coche que tienes entre manos es el elegido, ya solo te queda hacer una cosa: ¡firmar!

Porque sí, elegir el coche de segunda mano ideal puede ser duro, pero la recompensa que hay detrás es muy grande: saber que has tomado la decisión correcta y que has conseguido el coche perfecto para ti con las mejores condiciones ¡merece la pena!

Una vez lo tengas, es el momento de disfrutarlo. Ajusta el retrovisor, arranca el motor y deja que tu coche nuevo te acompañe en todas tus aventuras. ¡Adelante!

aRTÍcuLos ReLacionaDos