Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

Cambiar pesetas a euros: Última oportunidad

Llegó el momento de buscar las últimas pesetas que hay en tu casa. Ahora ya no hay vuelta atrás. Todas las pesetas van a perder su valor facial o nominal en unos meses. En concreto, el 31 de diciembre de 2020 termina el plazo.

Cambiar pesetas a euros

Llegó el momento de buscar las últimas pesetas que hay en tu casa. Ahora ya no hay vuelta atrás. Todas las pesetas van a perder su valor facial o nominal en unos meses. En concreto, el 31 de diciembre de 2020 termina el plazo.

A partir de esa fecha, el único valor que podrían tener sería el que le den los coleccionistas, el valor numismático, para lo cual tampoco valdrían las monedas o billetes con demasiado uso. Pero para saber si alguna de las monedas o billetes de peseta que aún tienes por casa pueden tener valor numismático, debes llevarlas a un experto. Eso es complicado cuando no las has llevado en todos estos años a una sucursal bancaria cuando podías cambiarlas allí o, más recientemente, en el Banco de España cuando esa era ya la única opción.

Es verdad que puedes tener un tesoro en tus manos y no saberlo, pero lo más probable es que tengas en monedas o billetes un dinero que no te llega ni para un café. En cualquier caso, si no las cambias antes de fin de año sólo valdrán lo que los coleccionistas te den por ellas. Valora entonces si te compensa guardarlas para que las conozcan las nuevas generaciones que nacieron en el euro o cambiarlas y ponerlas en valor, por poco que sea.

 

No todos los billetes y monedas de pesetas se pueden cambiar

Pero cuidado, que ya no todos los billetes y monedas de pesetas se pueden cambiar. Los hay que ya sólo tienen valor numismático porque ha pasado de largo su vida útil como papel moneda. A lo mejor las pesetas de la guerra civil sí que tienen un valor importante, pero los billetes y monedas que tengas anteriores a la llegada del euro en enero de 2002 ya no los puedes cambiar.

 

Si compraste alguna moneda de 2.000 pesetas (no billete) conmemorativa o especial todavía puedes recuperar su valor o ampliarlo, pues son objeto de colección al tratarse de ediciones limitadas. Pero olvídate de hacer caja con billetes o monedas deteriorados, pues ya no existen posibilidades de comprobar su autenticidad y, ante la duda, no te los aceptarán.

 

Moneda de 2.000 pesetas

¿Qué billetes de pesetas se pueden cambiar?

Según el Banco de España, puedes llevar todos los billetes que tengas posteriores a 1939. Incluso te pueden analizar los que tengas que provengan de los años 1936-1939, pero eso también te lo pueden hacer los expertos en coleccionismo de monedas y su valoración será más alta. El Banco de España te tiene que ofrecer su valor actual, por lo que perderías dinero si no los llevases al mercado numismático.

Recuerda, por ejemplo, que existe una serie de monedas de 25 pesetas (la que tenía agujero) que por un defecto en su impresión (una flecha apunta en dirección distinta) que tendría un valor nominal de 16 céntimos de euro y un valor numismático cercano a los 100 euros.

 

¿Qué monedas de pesetas se pueden cambiar?

Pues tampoco puedes cambiar todas las monedas que encuentres por casa, al menos si pretendes recuperar algo de dinero con ellas. En el momento de entrar el euro en nuestras vidas había ocho monedas distintas y esas son las ocho que puedes cambiar antes de fin de año.

 

Son estas:

  • las monedas de peseta,
  • cinc pesetas,
  • diez pesetas,
  • veinticinco pesetas,
  • cincuenta pesetas,
  • cien pesetas,
  • doscientas pesetas,
  • y quinientas pesetas

 

¿Qué monedas de pesetas se pueden cambiar?

Y la que dijimos antes de dos mil pesetas, pero que era una edición especial de 1994 elaborada con plata por la que te darán más de lo que valga en euros al cambio actual.

Los diseños de estas monedas son variados, pues recogieron distintas emisiones, pero recordarás el borde de la moneda de cincuenta pesetas o el agujero de la de veinticinco, que parecía un donut.

En cuanto a colores y aleaciones teníamos las de bronce-aluminio con un color amarillento y las de cobre-níquel que tenían un color más plateado. Y las de peseta, que estaban acuñadas sólo con aluminio y se veían plateadas.

Ante la duda, recoge todas las pesetas que tengas en casa y llévalas a una oficina del Banco de España o consulta en la web de la entidad dónde puedes llevarlas. Puedes tener un tesoro en casa y no saberlo, o disponer de un dinerillo con el que no contabas. A las malas, tendrás un montón de billetes y monedas sin ningún valor, como todos esos que te trajiste de algún viaje al extranjero y no pudiste cambiar.

 

El BdE busca billetes y monedas de la última época en circulación

Entiende que el Banco de España sólo quiere eliminar billetes y monedas de la última época de la peseta y no hacer negocio con ellas. En teoría, si dispones de algún billete o moneda más antiguo entiende que su valor hoy es numismático… o nulo.

Los billetes que deberían quedar de esos años del cambio fueron emitidos por primera vez en 1992 y tenían un valor de 10.000, 5.000, 2.000 y 1.000 pesetas. Por ejemplo, el de 10.000 pesetas era azul y tenía la foto del rey Juan Carlos I; el de 5.000 es de color ocre y tenía el retrato de Cristóbal Colón ¿lo recuerdas?

El billete de dos mil pesetas que todavía te pagarán al cambio nominal (166,386 pesetas por euro) es el rojo con el retrato de José Celestino Mutis, y el de mil pesetas era el verde que tenía en el anverso a Hernán Cortés y en el reverso a Francisco Pizarro.

 

aRTÍcuLos ReLacionaDos