Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Suscríbete

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Inicio > en tus finanzas > Gestiona tu dinero > Invertir en España es más caro en 2021

Invertir en España es más caro en 2021

Invertir en España es más caro

Desde el día 16 de enero de 2021 invertir en España es más caro. La entrada en vigor de la denominada tasa Tobin o Impuesto sobre Transacciones Financieras (ITF) gravará con un 0,2% las operaciones de compraventa de acciones de las grandes empresas españolas.

Desde el día 16 de enero de 2021 invertir en España es más caro. La entrada en vigor de la denominada tasa Tobin o Impuesto sobre Transacciones Financieras (ITF) gravará con un 0,2% las operaciones de compraventa de acciones de las grandes empresas españolas.

Esta tasa afectará sólo a las empresas que tengan una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros, pero eso supone de facto, gravar a todas las empresas que están incluidas en el índice selectivo Ibex 35 y otras más hasta un total de unas 60 compañías.

Por este motivo, en el sector financiero rechazan este nuevo gravamen. Consideran que desincentivará la inversión extranjera en acciones de compañías españolas. Además, iría en contra de los principios del libre comercio.

Condiciones para la aplicación del ITF

Estas son las condiciones para que se aplique el nuevo Impuesto sobre Transacciones Financieras:

La capitalización bursátil de la sociedad tiene que ser superior a los 1.000 millones de euros a fecha del 1 de diciembre del año anterior.

Las empresas han de tener admitidas a cotización en el mercado español o en un mercado regulado de otro país miembro de la Unión Europea (UE). También grava la compra de acciones de compañías españolas que coticen en otros mercados internacionales.

Se gravarán con el ITF todas las operaciones dentro y fuera de mercado, como sucede con las denominadas aplicaciones sobre acciones. Por explicarlo un poco más, se gravarán todas las operaciones que consistan en una compraventa o venta y compra simultánea de acciones a través de un intermediario financiero sin que la operación u operaciones pase por el mercado.

Se quedan fuera del ITF algunas operaciones corporativas del mercado como pueden ser las salidas a bolsa (Operación Pública de Venta u OPV) u otras del mercado primario, operaciones derivadas de una reestructuración empresarial, las necesarias para el funcionamiento de infraestructuras del mercado, las cesiones de carácter temporal o las operaciones entre empresas de un mismo grupo, por ejemplo.

¿Cómo se paga este nuevo Impuesto?

El Impuesto a las Transacciones Financieras encarece las compras de acciones españolas en un 0,2%, y su pago es responsabilidad del inversor. El sujeto pasivo del ITF es el intermediario financiero o bróker que transmita o ejecute la orden de compra.

Por lo tanto, cada vez que se produzca una operación, tenga o no beneficio para el inversor, éste habrá de pagar la tasa. Por este motivo, invertir en acciones a partir de este año se complica, porque estos costes reducirán la rentabilidad final de las operaciones para el inversor.

La liquidación de este nuevo tributo será mensual y los contribuyentes inversores tendrán que presentar una declaración anual.

Posibles consecuencias en el mercado

El objetivo de este impuesto es el de gravar a las personas más ricas, pues sólo un 10% de los españoles tienen acciones en su cartera. Pero tampoco invita a nadie a invertir en un momento en el que los productos de ahorro de bajo riesgo (depósitos bancarios no dan ninguna rentabilidad).

El mercado bursátil español tendrá menos movimientos, lo que reducirá su liquidez y su volumen de contratación. Algunas empresas tendrán más complicado el acceso a la financiación y en el mercado se duda de que se logre el objetivo recaudatorio previsto. Esto es así porque otros países tales como Francia o Italia han aplicado medidas parecidas sobre las transacciones financieras no lograron sus expectativas de recaudación.

El gobierno puede pensar que el ITF reducirá la especulación del mercado, pero los expertos ya han señalado que si las acciones se compran y venden en el mismo día (vamos, operaciones especulativas) la base imponible es nula o cero, por lo que el ITF no puede gravar nada.

Por lo tanto, en este caso, quien hizo la ley hizo la trampa, y puede ocurrir que se incentive la especulación al resultar más rentable comprar y vender en el día que comprar y mantener, como haría un inversor con aspiraciones de permanencia (ahorro).

¿Cómo evitar el Impuesto sobre Transacciones Financieras?

Ya te hemos explicado que si tus operaciones en bolsa se abren y cierran en el día y no dejan base imponible, no se podría gravar el ITF. El intermediario cerrará las operaciones para calcular el impuesto y, como al contabilizar la operación, la compra y la venta se anularán por ser el mismo número de acciones, no habrá operación que gravar.

Por otro lado, un inversor que se mueva con más soltura podrá realizar sus operaciones en otros mercados de la Unión Europea, Estados Unidos o Asia (Japón) y así esquivará la tasa Tobin.

Esta opción ya no permitirá la operativa a todos los inversores, pues las comisiones por operar en otros mercados son más elevadas y exigen mover cifras más altas para compensarlas. Pero las comisiones han ido bajando en los últimos años y esta decisión puede incentivar rebajas en las comisiones por operar fuera de España.

Otra alternativa viable es no invertir en acciones sino en fondos de inversión cotizados (ETFs) o fondos de inversión tradicionales. Habrá que ver qué pasa si los inversores operan con instrumentos financieros que replican a las acciones, pero que no realizan una compra directa de las mismas, como los Contratos por Diferencia o CFDs.

De no poder aplicarse la normativa, lo que puede ocurrir es que se incentive la compraventa de acciones a través de productos financieros un poco más sofisticados, lo que de alguna manera también invita a la especulación.

Por último, para quienes quieran invertir en la bolsa española, pero no sifrir el gravamen del ITF pueden poner su dinero en empresas de menor capitalización, como pueden ser las denominadas small y mid caps, todas esas que valen menos de 1.000 millones en el mercado.

Una última opción es comprar valores extranjeros que coticen en España, pues no se verían afectados por la limitación de la capitalización bursátil como podrían ser las empresas del índice Latibex como Vale, Eletrobras, Petrobras o Elektra.

En cualquier caso, invertir como lo venías haciendo en el mercado español te va a salir un poco más caro a partir de 2021. Habla con tu intermediario financiero o tu asesor financiero para que te explique las mejores opciones para tu perfil inversor.

Si quieres saber más, visita nuestro apartado de Inversiones.

¿Cómo se paga este nuevo Impuesto?

aRTÍcuLos ReLacionaDos