Search
Generic filters
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Generic filters
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

30 preguntas clave para abrir un negocio rentable

Si has llegado hasta este artículo, es porque deseas transformar tu vida de una vez por todas. Tanto si por ahora crear tu propio negocio es una simple idea que te ronda la mente, como si se trata de algo en lo que llevas pensando años, ¡enhorabuena por tomarte en serio tus ideas y proyectos!

mujer-en-tienda-mirando-ipad

Si has llegado hasta este artículo, es porque deseas transformar tu vida de una vez por todas. Tanto si por ahora crear tu propio negocio es una simple idea que te ronda la mente, como si se trata de algo en lo que llevas pensando años, ¡enhorabuena por tomarte en serio tus ideas y proyectos!

Como veremos más adelante en el primer bloque de preguntas, tu motivación es un factor esencial para que tu emprendimiento traiga a tu vida todos los beneficios que imaginas. Pero antes de eso, te invitamos a hacer una reflexión previa sobre el reto empresarial al que te enfrentas.

Cuando decides empezar una vida laboral como empresario, es importante organizarse para tomar las mejores decisiones y crear un plan de negocio rentable para tu futura empresa.

A continuación, te proponemos 30 preguntas clave que te ayudarán a estructurar tus ideas para encauzar tu proyecto empresarial y dar los primeros pasos.

 

Primero valora si es el momento adecuado para emprender 

Por un lado, es importante tener en cuenta cuáles son tus prioridades y circunstancias personales y familiares. Comenzar tu propio negocio requerirá un compromiso por tu parte: piensa si estás dispuesto a hacerlo. Si crees que merece la pena, existen múltiples formas de arrancar tu nueva aventura empresarial. Puedes hacerlo full-time o comenzar por dedicar unas horas diarias o semanales.

 

Por otro lado, valorar tus motivaciones, tus habilidades y los motores que te impulsan a emprender. Será un buen ejercicio como punto de partida. Puedes comenzar a hacerlo respondiendo a estas cinco preguntas:

persona-escribiendo-en-una-libreta
  • ¿Mi idea es un negocio o un hobby?
  • ¿Tengo la personalidad y la fortaleza mental necesarias para lanzarme a emprender?
  • ¿Tengo la habilidad y/o me siento capaz de empezar un negocio?
  • ¿Por qué quiero abrir un negocio?
  • ¿Es bueno para mí y mi familia emprender en estos momentos?

No te preocupes si te surgen muchas dudas, forma parte del proceso de emprendimiento. Para ayudarte a encontrar una idea de negocio sólida te recomendamos prestar especial atención a lo siguiente:

Piensa en qué es lo que se te da bien hacer y de qué sabes más. ¿En qué dicen tus amigos que eres bueno? ¿Por qué te felicitan en el trabajo? ¿Cuáles han sido tus proyectos personales que más han gustado? Puede ser cualquier cosa en la que te sientas verdaderamente tú: hablar un idioma extranjero, cocinar de maravilla, programar webs…

Observa cuáles son las cosas y/o servicios por los que ya pagas. En nuestro día a día pagamos a muchas personas por múltiples servicios y productos. ¿Y si fueras tú quien empezara a cobrar por ello?

Deshazte de barreras mentales. Uno de nuestros mayores frenos es no creernos capaces. Pero todos tenemos algo que ofrecer, algo que contar, algo que hacemos bien y disfrutamos. Y no hace falta pensar a lo grande. A lo mejor te gusta hacer tus propias conservas, ayudas a tus amigos con sus entrenamientos físicos o tienes un gusto especial para la moda. Confía en ti, piensa qué amas hacer y toma acción.

 

El ingrediente más importante es levantarte y hacer algo. Así de simple. Muchas personas tienen ideas, pero solo algunas deciden hacer algo hoy. No mañana. No la siguiente semana. Sino hoy. El verdadero emprendedor actúa en lugar de soñar”

Nolan Bushnell, emprendedor de éxito, fundador de Atari.

 

 

Después piensa qué necesitas para tu nueva actividad empresarial  

Todo proyecto empresarial precisa de una logística, unas bases y unas necesidades que han de ser cubiertas; así como de unos objetivos. Saber bien qué necesitas para arrancar tu nueva actividad empresarial te ayudará a acercarte a tu plan de negocio, tu hoja de ruta. Vamos a valorar las necesidades de tu proyecto con 8 preguntas:

  • ¿Qué clase de negocio quiero tener?
  • ¿Dónde quiero ubicarlo?
  • ¿Qué espacio necesito para trabajar?
  • Si se trata de un negocio desde casa, ¿habrá que hacer reformas para la actividad empresarial?
  • ¿Puedo negociar un alquiler comercial?
  • ¿Qué clase de equipo necesitaré?
  •  ¿Cuántos empleados/as serán precisos?
  •  ¿Qué parte de mi negocio no puedo hacer por mi cuenta y necesitaré ayuda?

Emprender tu propio negocio no implica que tengas que disponer de todos los medios en este preciso momento. Tampoco significa que tengas que ser tú mismo quien realice todas las actividades.

Piensa qué es lo que tienes, qué es lo que te falta y qué puedes hacer para conseguirlo. ¿Necesito una sala?, ¿tal vez ordenadores? ¿consejo legal?, ¿un equipo de diseñadores?, ¿un experto en desarrollo de producto?

Puedes apoyarte en otros profesionales y trabajar con expertos para desarrollar las funciones y actividades en las que necesites ayuda. Permítete intentarlo, atrévete a probar. No te quedes a las puertas de empezar el proyecto de tu vida por miedo a equivocarte.

Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó algo nuevo”

Albert Einstein

 

 

Ahora plantéate qué recursos financieros necesitas para poner en marcha tu negocio

Pensar en la parte financiera de tu proyecto puede parecer complicado, pero en realidad puede ser más fácil de lo que imaginas. La mentalidad de hacer fácil lo difícil te ayudará en cualquier fase de desarrollo de tu negocio. Y un asesoramiento financiero de calidad será clave para el éxito.

Sea como sea, necesitarás dinero para poner en marcha tu negocio. Hay distintos puntos de partida: puedes tener el dinero que necesites, puedes esperar hasta conseguir ahorrarlo o puedes pedirlo prestado.

Es importante valorar una financiación profesional que se adapte a tus necesidades y circunstancias. Apuesta por una financiación a la altura de tus expectativas que permita desarrollar tu negocio plenamente. Explora tus necesidades financieras con estas preguntas:

  • ¿Puedo permitirme dejar mi empleo actual, reducir jornada o asumir un segundo empleo?
  • ¿Cuáles son los costes iniciales estimados?
  • ¿Cómo obtendré el capital?
  • ¿Utilizaré un crédito personal o empresarial?
  • ¿Cómo puedo conseguir un buen crédito?
  • ¿Tal vez podría negociar un préstamo?
  • ¿He explorado ya todas las opciones financieras disponibles?
  • ¿Tengo derecho a alguna subvención?

Existen diferentes productos financieros que te ayudarán a conseguir financiación profesional de manera rápida y segura.

Los créditos directos te permitirán dar los primeros pasos para embarcarte en tu aventura empresarial. Podrás disponer de hasta 4.000€ con solo presentar una nómina. Más financiación, más libertad, más resultados para tu negocio.

Por último, profundiza en tu plan de negocio para salir adelante

La clave para que tu proyecto salga adelante y te permita ganar dinero es que la idea esté bien planteada y funcione. Ahora que ya sabes qué quieres hacer, cómo quieres hacerlo, qué recursos necesitas y qué opciones tienes para conseguirlos, recoge toda la información en tu plan de negocio. Estas nueve preguntas te servirán de guía para valorarlo:

  • ¿Puedo permitirme errores y que algo del proyecto falle?
  • ¿Tengo un plan de negocio con objetivos claramente establecidos?
  • ¿Es única mi idea?
  • ¿Cuál es mi competencia?
  • ¿Cómo decido si mi producto se venderá o no?
  • ¿Cómo decidiré si el precio es o no competitivo?
  • ¿Tengo un plan de ventas?
  • ¿Tengo un plan de marketing?
  • ¿Quiénes son mis asesores de confianza?

Teniendo una visión general y específica, ha llegado el momento de tomar una decisión: empezar o seguir esperando. Y esta decisión es solo tuya.

Emprender es un reto que solo debes asumir si tienes la plena convicción. Si confías en tus capacidades, tu idea de empresa y en la posibilidad de cometer errores.

Y si decides seguir hacia adelante, entonces estás a punto para pasar a la siguiente fase. Entérate de cómo hacer del tuyo un negocio rentable.

aRTÍcuLos ReLacionaDos