Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

Cómo montar un negocio rentable

Estos últimos años, debido a los cambios que ha atravesado la economía y a la nueva tarifa plana de autónomos, muchas personas se han lanzado a la aventura del emprendimiento.

Personas reunidas delante ordenador

Estos últimos años, debido a los cambios que ha atravesado la economía y a la nueva tarifa plana de autónomos, muchas personas se han lanzado a la aventura del emprendimiento.

Ya sea por pasión, por deseo o motivación, la cuestión es que siempre podemos reinventarnos para vivir la vida que deseamos. Y si montar tu propio negocio es uno de los sueños de tu vida, hoy puede ser un buen momento para hacerlo realidad. Pero antes es importante que tengas en cuenta una serie de aspectos para poder abrir un negocio rentable.

Recuerda que emprender es una buena forma de ganar dinero y vivir con mayor libertad, siempre y cuando tu idea de negocio funcione y esté bien planteada para que sea rentable. En este sentido, uno de los errores más comunes de los nuevos empresarios es la falta de un buen plan de negocio que defina y guíe su ejercicio empresarial.

Para ayudarte como nuevo emprendedor o emprendedora, vamos a ver cómo desarrollar un plan de negocio adecuado y sólido para iniciar tu proyecto con buen pie. ¡Empezamos!

 

Crea un buen plan de negocio

El Plan de Negocio o de Empresa es la principal herramienta para decidir si el proyecto es lo suficientemente sólido para dar el paso, o si todavía necesitas replantearte algún aspecto. Viene a ser como el examen final que todo emprendedor tiene que aprobar antes de arrancar la actividad. A continuación, veremos los distintos pasos para montar un negocio rentable.

 

Puntos básicos de un Plan

1. Presentación de la idea y del emprendedor/a

La idea debe ser sólida, precisa y lo suficientemente clara para ser entendida. Asegúrate de destacar los elementos diferenciadores de tu proyecto y de incluir los detalles que le aportan personalidad.

Por otro lado, tan importante es dar a conocer tu idea de negocio como vender a la persona que está detrás: y ese o esa eres tú. Añade tu currículum al plan de negocio porque tú eres la pieza clave en el proyecto. Tu experiencia y formación realzará tus aptitudes y añadirá valor a la idea de empresa.

En países donde el emprendimiento está muy valorado, como en Estados Unidos, resulta clave explicar todos los proyectos previos fallidos para demostrar entereza y convicción en el nuevo. Los que te escuchen te creerán más porque considerarán que has aprendido de todos tus errores anteriores. En caso de no tener experiencia previa en otros emprendimientos, añade tus experiencias profesionales que enriquezcan el proyecto, aquellas de las que puedas hablar cómodamente. Y recuerda:

Tú eres la clave el plan de negocio, así que véndete bien para convencerlos a todos.

2. Descripción del producto o servicio

Profesionalidad, ante todo. Quieres ser empresario o empresaria, por lo que necesitas presentar un estudio de mercado lo más serio posible para destacar los puntos a favor de tu idea, la situación de la competencia y los motivos por los que tu negocio es una oportunidad. Cuando valoras lo que hay fuera, puedes valorar mejor lo propio y diferenciarte del resto para que tu producto o servicio tenga algo único.

Si no puedes vender tu proyecto de negocio a las personas que tienen que darte su apoyo al principio (entidades de crédito, por ejemplo), puede que te resulte más complicado vendérselo a aquellas personas que forman tu público objetivo. ¡Asúmelo como un primer reto! Si funciona, sabrás que vas por buen camino y te motivarás para seguir adelante.

Un estudio de mercado sobre tu idea de negocio, la competencia y tus ventajas competitivas marcarán la diferencia.

mujer haciendo calbulos ipad

3. Plan de marketing

No hace falta que seas un experto en marketing, ventas o comunicación. Sin embargo, no debes olvidar las cuatro claves de todo buen proyecto comercial: precio, promoción, ubicación (placement en inglés) y producto.

El objetivo de todo plan de marketing es demostrar que tu proyecto es viable porque es competitivo y lo tienes todo bien estudiado. Explica en tu plan los motivos por los que consideras que el precio que fijas es adecuado para comercializar tu servicio o producto y desarrolla también las ideas que tienes para promocionarlo entre tu público objetivo.

Si se trata de un negocio con presencia física (oficina, tienda, etc.) demuestra que la ubicación es la más indicada para desarrollar el negocio. Si se trata de un proyecto online, desarrolla la parte de la tecnología que demuestre que es idónea para Internet.

Por último, dedica todo el tiempo del mundo a destacar las ventajas de tu producto o servicio frente a la competencia, si la hay. Lo mismo si se trata de una idea totalmente nueva y rompedora, es muy importante evidenciarlo.

Si tu producto o servicio es competitivo, tu plan de marketing demostrará que es viable.

4. Plan económico financiero 

Este quizás pueda resultar el más complicado de todos los pasos de un buen plan de negocio, porque implica pensar en la parte más concreta y realista del proyecto empresarial: la financiera.

Por lo que respecta a la financiación, no te recomendamos recurrir a tus familiares y amigos (en inglés se habla de las tres F’s: family, friends and fools – familia, amigos y locos), porque te saltarás parte del examen externo que es vital para el buen desarrollo del proyecto.

Pedir financiación en una entidad es un paso necesario que te llevará a estudiar, aclarar y justificar la imprescindible viabilidad técnica, comercial y económica del negocio para poder convencer a quien te escuche. En esta parte de tu plan de negocio debes plasmar lo siguiente:

apreton de manos
  • Cuánto capital necesitas y de cuánto dispones ya, así como a través de qué fuentes lo tienes.
  • Las proyecciones financieras del negocio a varios años, es decir, los ingresos imprescindibles para salir adelante.
  • Necesidades de liquidez, gastos fijos y variables.
  • Y la potencial evolución razonable de las ventas y beneficios.

En resumidas cuentas, esta última parte de tu plan de negocio es tu planificación financiera como empresa. Y con esto tendrás que acudir a tus fuentes de financiación, por lo que te recomendamos ser extremadamente realista y sincero. Hay muchas formas de conseguir la liquidez que necesitas para arrancar tu proyecto, puedes informarte aquí. Cuanto mejor desarrollada tengas la parte financiera, más posibilidades de que te tomen en serio. Ten en cuenta lo siguiente:

Quienes te reciban no serán expertos en tu producto o servicio, pero sí en valorar tus finanzas.

Una última recomendación

Cuanto más claro, preciso, coherente y justificado sea el documento de tu plan de negocio, más fácil será convencer a tu entidad financiera para recibir un crédito, así como a potenciales inversores, proveedores y colaboradores.

Además, con ese documento, la viabilidad de tu proyecto será mucho mayor porque tendrás todas las posibilidades analizadas. Esto te dará más seguridad y podrás ir viendo si se cumplen o no y por qué, y así corregir errores.

Los negocios pueden fracasar por diversos motivos y no siempre podemos controlarlos todos. Por eso, en ViveMásVidas queremos ayudarte a controlar lo que sí está en tus manos para que tu proyecto salga adelante. Si sigues estos pequeños consejos para presentar un buen plan de negocio, tus posibilidades de convencer a los demás aumentarán considerablemente.

Si quieres un apoyo extra para construir tu plan de negocio, te dejamos un artículo con 30 preguntas que te servirán de ayuda para llegar hasta tu plan. Cuando las hayas respondido, te sentirás aun con mayor preparación para abordar el plan de tu vida. ¡A por ello!

aRTÍcuLos ReLacionaDos