Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos

El ahorro empieza con los gastos hormiga

¿Recuerdas esas películas de dibujos animados en las que las hormigas se llevan toda la comida de un grupo de campistas haciendo una fila india? Pues piensa en que tienes muchos gastos en tu día a día que son como esas hormigas, poco a poco se van llevando parte de tu presupuesto mensual y muchas veces sin darte cuenta.

Hombre calculando gastos

¿Recuerdas esas películas de dibujos animados en las que las hormigas se llevan toda la comida de un grupo de campistas haciendo una fila india? Pues piensa en que tienes muchos gastos en tu día a día que son como esas hormigas, poco a poco se van llevando parte de tu presupuesto mensual y muchas veces sin darte cuenta.

Apenas empieza el mes ya llega la primera hormiga. No le das importancia. Pero pronto van llegando más y más hormigas, y cuando llegas a mitad de mes igual ya tienes que renunciar a algunas partes del menú.

Los meses pueden hacerse muy largos si no controlas estos gastos hormiga. Y, si no registras estos gastos con los que se te va el dinero, gestionar tu presupuesto y conseguir ahorrar es complicado.

El ejemplo del dinero que se gasta en electricidad

¿Qué son los gastos hormiga?

Sinceramente, cada uno de nosotros tiene los suyos. Quizás el mejor ejemplo lo tengamos todos en casa, en la factura de la luz. Cuando los dispositivos electrónicos de la casa se apagaban a mano, los consumos estaban más controlados. Ahora, como todo se apaga con un mando a distancia y los electrodomésticos no están realmente apagado sino en standby, muchas veces no somos conscientes del consumo energético real que se hace en casa y de dónde proviene.
Factura en móvil

Por lo tanto, si nos vamos de casa y no desconectamos los electrodomésticos, siguen gastando porque sólo así se mantienen activos. Ya hablamos de esto en el artículo ¿Cómo reducir tu consumo eléctrico? Si quieres puedes echarle un vistazo después para conocer algunos trucos que te ayudarán a ahorrar energía y dinero en casa. Ahora, vamos a ver más ejemplos de gastos hormiga.

Otros tipos de gastos hormiga en el trabajo

En todas las oficinas hay máquinas expendedoras para un tentempié o un descuido. Para un día que te has levantado tarde y llegas sin desayunar, o una mañana que necesitas una dosis extra de cafeína. Si visitas las máquinas a diario te vas a gastar un dinero muy importante a final de mes.

Piensa entonces en el día que no llevas el tupper y tienes que comer fuera. O ese día que dices estar cansado de los cafés de máquina (te doy toda la razón) pero te regalas un café en el bar. O ese día entre semana que decides darte un homenaje con tus compañeros y te vas a comer por ahí para celebrar un cumpleaños o a tomar algo de afterwork.

Todo esto son gastos hormiga. A primeros de mes, cuando vienen solos, son anecdóticos, pero a mediados y a finales de mes, cuando se han ido acumulando, te encuentras que una marabunta de pequeños gastos te ha dejado la cartera -o el monedero- temblando.

Gastos hormiga en tu casa

En tu casa es muy probable que tengas alguna suscripción a servicios de televisión de pago. Con motivo de la pandemia te diste de alta en Netflix, Amazon, Disney + y HBO. Pero ahora, con la vuelta al trabajo o con las vacaciones ya no tienes tiempo para ver tantas series y películas. ¿Te has dado de baja, o lo aplazas hasta el final de la serie a la que te has enganchado? ¿Te diste de baja de DAZN cuando se acabaron los deportes en directo o cuando terminó la temporada de Moto GP?

Lo mismo con Spotify u otras suscripciones a revistas y medios audiovisuales de pago.

Hombre en bici por ciudad

Todo esto también son gastos hormiga. Se trata de valorar las suscripciones que son útiles para ti y tener en cuenta el dinero que destinas a cada una de ellas.

Por otro lado, ¿haces la compra con una lista de lo que necesitas, o improvisas? Es tan fácil caer en esos pequeños caprichos innecesarios, en esas ofertas… En esos gastos hormiga. Y si sumas todas esas pequeñas indulgencias que vas haciendo, ves cómo se te ha ido un dinero. Lo mejor para comprar comida es ir a hacer la compra con lista, sin hambre y con un presupuesto de lo que te quieres gastar.

Los pequeños pagos, en efectivo

Todos nos disfrutamos de las comodidades de pago y utilizamos tarjetas para efectuar nuestras compras. El covid-19 así lo aconsejaba, pagar con tarjeta. Sin embargo, es una de las formas más comunes de generar gastos hormiga es no tener constancia de que se están produciendo. Si pagaras estas pequeñas indulgencias o caprichos que te concedes con dinero en efectivo, es probable que lo pensaras mejor.

Y un último gasto hormiga que nos afecta a muchos es el coche y todo el dinero que se lleva. Disponer de un coche nos abre un gran abanico de posibilidades, pero usarlo regularmente no siempre es necesario. Puedes valorar la opción de una bicicleta de alquiler o la tuya propia para moverte por la ciudad. Es buena para tu economía, tu salud y para el medio ambiente. O el patinete eléctrico. Puedes probarlo de alquiler y disfrutar de viajar cómodamente sin atascos en semáforos.

mano apuntando agenda

En definitiva…

Como ves, los gastos hormiga son muy numerosos. De forma individual ninguno te supone demasiado, pero nunca llegan solos. Se van sumando y muchas veces consumen tu presupuesto sin que te des cuenta. Así ahorrar es muy complicado. Para conseguir tus metas de ahorro, te recomendamos gestionar los gastos hormiga con un presupuesto mensual para pequeños gastos, comprar sin hambre y con listas cerradas, pagar en efectivo cuando sea posible, viajar en transporte público o vehículo no contaminante y darte de baja en servicios que no utilizas. Te dejamos a continuación un artículo sobre el método Kakebo, una de las mejores formas para controlar tus gastos que ya ha ayudado a millones de personas. ¡A por ello!

aRTÍcuLos ReLacionaDos