Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Suscríbete

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Inicio > en tus proyectos > Personal > Consejos para mejorar en tu próxima entrevista de trabajo

Consejos para mejorar en tu próxima entrevista de trabajo

Consejos para mejorar en tu entrevista de trabajo

Una entrevista de trabajo no deja de ser una evaluación de tu perfil profesional. Pero cuando nos convocan a una es cuando nos entran los nervios y, sobre todo, las dudas. Hoy repasamos algunos aspectos que pueden aportar tranquilidad y seguridad en una entrevista de trabajo para que puedas pasarla con nota.

Una entrevista de trabajo no deja de ser una evaluación de tu perfil profesional. Pero cuando nos convocan a una es cuando nos entran los nervios y, sobre todo, las dudas. Hoy repasamos algunos aspectos que pueden aportar tranquilidad y seguridad en una entrevista de trabajo para que puedas pasarla con nota.

Y no te preocupes si la entrevista es presencial o mediante videoconferencia (Zoom, Skype o Teams) porque la esencia es la misma. Toma nota, que te lo contamos todo.

Cuidar la imagen, relajarse, diferenciarse y conectar con la otra persona

Mucho cuidado con los consejos baratos. Por ejemplo, ser tú mismo no supone presentarse con la misma ropa con la que te irías a hacer la compra o con la que estarías en casa. Se trata de causar una buena primera impresión. Para ello, nada mejor que ir vestido acorde al tipo de empresa y al puesto al que te propones.

Básicamente, chaqueta y corbata o ropa formal si esa será tu vestimenta de trabajo.  En cualquier caso, ropa limpia, colores claros, planchada, zapatos lustrosos y medias en buen estado. Utiliza perfume con moderación, cuida tu aliento, péinate bien, pero sin excesos, maquillaje moderado y para los caballeros que la barba y el pelo estén cuidados.

Para vídeo entrevistas, cuida el fondo que se verá, el ruido ambiental y la calidad de la conexión.

Los nervios son inevitables. Puedes ensayar la entrevista, pero cierto nivel de tensión es lógico en cualquier caso y nunca sabes por dónde te va a salir la conversación. En cualquier caso, debes mantener una actitud prudente y utilizar un lenguaje adecuado, también el no verbal (gestos).

Un tercer aspecto a cuidar es el hecho de diferenciarse de los otros candidatos. Para ello hay que intentar ser honesto, auténtico y proyectar una imagen de cómo lo harías en la empresa. El objetivo es venderse un poco y que los entrevistadores sientan que tienes algo que aportar, que tienes un potencial que te convierte en una oportunidad.

Y un cuarto aspecto es el de conectar con la otra persona. Debes proyectar una imagen agradable y profesional, que sientan que están con la persona adecuada: debes saber hablar y saber callar. Debes escuchar bien las preguntas, pensar la respuesta y responder con corrección a lo que te han preguntado.

Errores habituales a evitar

Los errores habituales en las entrevistas de trabajo se repiten una y otra vez. Pero como no queremos darte una lista que te pueda agobiar, te dejamos solo los dos más habituales:

  1. No llegues nunca tarde a la entrevista de trabajo. La puntualidad es una de las principales normas de urbanidad y buena educación. Llegar tarde, por lo tanto, es un error inadmisible.
  2. Es un error muy habitual preguntar más de la cuenta o preguntar por algo indebido. Por ejemplo, demostrar preocupación por las vacaciones, los turnos y libranzas o, sobre todo, desconocer aspectos clave de la empresa que te entrevista.

Tiempo habrá en una segunda entrevista de hablar de aspectos más prácticos. Eso sí, busca siempre información de la empresa que te va a entrevistar cuando te digan cuál es porque ganarás puntos y podrás introducir mejor la información que a ti te interesa.

Preguntas incómodas o que no te deben hacer

En los tiempos que vivimos la lista de temas considerados tabú en una entrevista de trabajo es muy amplia. Si te cae alguna pregunta inoportuna, esquiva la respuesta de la manera más diplomática que se te ocurra. No son temas a tratar en una entrevista de trabajo tu situación sentimental, tu salud o tu edad, por poner algunos ejemplos que podrían considerarse discriminatorios o ilegales.

Preguntas trampa siempre te caerá alguna y puedes sufrir alguna cuestión incómoda del tipo cómo terminó tu última relación laboral y por qué. Es habitual que te pregunten por tus puntos débiles y no conviene que improvises la respuesta en ese caso. Es la típica pregunta incómoda que puede favorecerte si la llevas preparada. 

Como dijimos antes, hablar de vacaciones, turnos o libranzas en una primera entrevista no es adecuado. Tampoco lo es entrar en detalles sobre el salario. No es un tema que debas sacar como entrevistado porque da mala imagen. Si te preguntan por ello, da una respuesta vaga del tipo horquilla de salarios o di que tu salario deseado depende de factores que no vienen al caso en una primera entrevista como la ubicación del lugar de trabajo, los beneficios sociales, etc.

Errores habituales a evitar en una entrevista

Identifica y cambia tus puntos débiles

Que te pongas nervioso es normal; ese no es un punto débil de nadie. Identifica aspectos de tu vida profesional que pueden restarte puntos o dejarte en mala posición, eso sí. O esos temas que reducen tu confianza en ti mismo.

Lo conseguirás con una estrategia previa que te ayude a evitar puntos oscuros y que te permita sacar a colación los puntos fuertes de tu candidatura. Esto pasa por identificar qué te gusta de ese trabajo y qué puedes aportar para hacerlo mejor que otros candidatos.

A grandes rasgos, hay cuatro trucos para salir airoso de una entrevista de trabajo.

  1. Sé tú mismo, a menos que la entrevista sea para un puesto de actor o actriz.
  2. Procura también relativizar las cosas y deja que tus familiares y amigos te descubran esos aspectos que puedes corregir.
  3. Debes ser proactivo y explicar que trabajas en mejorar algunos aspectos de tu personalidad (perfeccionista, meticulosidad, puntualidad, etc.) o tu vida laboral (idiomas, informática, redes sociales, tecnología, etc.) mediante formación o esfuerzo.
  4. Recuerda siempre que si has sido llamado a esa entrevista es que ofreces algo que la empresa busca. Ya tienes motivos para confiar en ti porque has llegado donde otros no lo han hecho.

Así, debes cambiar esos puntos grises en tu perfil profesional o tu forma de ser o, simplemente, aprender a plantearlos en una entrevista de trabajo como un proceso de mejora que ya has comenzado.

En conclusión, la mejor forma de presentarte en una entrevista de trabajo es conocerte bien y saber plantear tus fortalezas sin esconder tus debilidades. Acudir con una buena dosis de confianza, pues te han llamado por algo, demostrar que conoces la empresa, y dejar que algunos puntos concretos del empleo se traten en una entrevista posterior.

Con estos consejos para mejorar en tu próxima entrevista de trabajo todo te irá mejor.

aRTÍcuLos ReLacionaDos