Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Suscríbete

BuscaDoR

Search
Filter by Categorías
en familia
en innovación
en movimiento
en social
en tus finanzas
en tus proyectos
Inicio > en tus finanzas > Gestiona tu dinero > Cuatro maneras para gestionar el dinero en pareja

Cuatro maneras para gestionar el dinero en pareja

Cuatro maneras para gestionar el dinero en pareja

Las flores se secan, los bombones desaparecen, pero el amor perdura. Quizás en esos días en los que se desea demostrar sentimientos positivos hacia la otra persona con la que compartimos nuestra vida debamos pensar en que la prudencia y la planificación financiera pueden ser románticas.

Las flores se secan, los bombones desaparecen, pero el amor perdura. Quizás en esos días en los que se desea demostrar sentimientos positivos hacia la otra persona con la que compartimos nuestra vida debamos pensar en que la prudencia y la planificación financiera pueden ser románticas.

Sobre todo, porque si se está construyendo un proyecto conjunto nada hay más romántico que poner las cosas sobre la mesa y la cartera donde está el corazón. No hay mejor acto de amor que planificar una vida juntos. Y para eso hay que hablar de dinero, con sinceridad. Si tu pareja no conoce tus finanzas, lo que ganas, lo que tienes, lo que debes, estáis empezando la relación con el pie cambiado.

Habla con tu pareja y planea un futuro juntos. Empieza por reconocer tus deudas y establece un plan para que desaparezcan y poder empezar a construir un futuro en común sin lastres financieros.

Descarga gratis la guía y la plantilla para comenzar a ahorrar

Para la firma de inversión estadounidense Fidelity, estos cuatro son los pilares en los que asentar una relación sentimental a largo plazo, o cuatro pruebas de amor desde un punto de vista financiero.

 

1. Comparte tu información financiera

La comunicación es clave en cualquier relación que quiera ir hacia adelante. Las parejas que pueden hablarlo todo entre sí es más probable que digan que esperan una jubilación confortable, tener una salud financiera óptima y que el dinero no sea un reto para ellos, según un estudio de Fidelity de 2021.

Hablar de dinero y tomar decisiones financieras juntos puede ser una buena manera de mantener las líneas de comunicación abiertas, incluyendo los gastos diarios, gastos imprevistos y la planificación a largo plazo.

Tanto si se mantienen cuentas separadas como si se combinan, hay que asegurarse de que se entiende la situación monetaria conjunta, que ambos compartís objetivos y expectativas. Es posible que tengáis ideas diferentes sobre las deudas, el ahorro y el gasto, pero que los objetivos sean los mismos permitirá avanzar en la línea adecuada.

Además, la gran ventaja de la pareja es poder sacar partido del hecho de compartir. Para ello es indispensable saber cuánto entra y cuánto sale en casa y establecer un plan de ahorro que se adapte a los dos.

 

2. Fuera lastres

A la pareja y al nuevo proyecto en común que se desea formar se llega con las maletas vacías, tanto las sentimentales como las financieras. Si hay deudas, hay que establecer un plan para una vida financiera sana lo antes posible con el fin de poder empezar a ahorrar para el futuro.

El dinero que se dedica a pagar deudas siempre puede ser utilizado de una forma mucho más eficiente o que suponga el disfrute de los dos. Por eso es importante hablar de este tema con la pareja y valorar si su ayuda puede ser necesaria para no tener un lastre.

Las deudas más pesadas son las que supongan el pago de mayores intereses, no las que sean mayores. Es más preocupante una pequeña deuda acumulada en la tarjeta de crédito o en un préstamo personal que una gran deuda hipotecaria, por ejemplo.

Responsabilidad financiera en pareja

3. Invierte en la relación

Cuando crees en una relación, inviertes en ella tu tiempo, pero también tu dinero. Por eso, planificar una vida juntos ayuda a estrechar los lazos. Por ejemplo, una boda, una casa o el deseo de tener hijos suponen gastos que se pueden y deben planificar a medio plazo, lo mismo que las primeras vacaciones juntos.

Por eso es importante hablar de dinero. Poner una relación en marcha también pasa por establecer unos objetivos financieros y pactar la manera de alcanzarlos. Puedes gastar el 50% de las rentas mensuales comunes en esenciales, guardar el 15% para la jubilación y un 5% para emergencias. El 30% restante de las rentas comunes puede ir para objetivos a corto plazo.

Podéis automatizar estos pagos para que vuestro banco los realice el mismo día que recibís la paga y los deposite en una cuenta de ahorro. Porque esa es otra. También tendréis que decidir con qué banco y de qué manera vais a compartir vuestro dinero de la forma más eficiente.

4. Planes de futuro a muy largo plazo: jubilación

Para los jóvenes hablar del dinero necesario para cuando llegue la jubilación es muy complicado. Sin embargo, la mejor manera de contar con un buen colchón para la jubilación es empezar lo antes posible.

En este punto es muy conveniente establecer qué tiene cada uno ahorrado y cómo lo está ahorrando. Es importante saber qué estrategia sigue cada uno para tratar de unificar criterios y poder establecer un objetivo común. Es especialmente importante si el nivel de ingresos entre ambos es muy distinto o hay una diferencia de conocimientos financieros notable entre ambos.

En cualquier caso, el interés compuesto trabaja mejor cuanto más tiempo tiene para realizar su tarea. Con él, el dinero trabajará para vosotros y hay estrategias de inversión que pueden equilibrar las finanzas de los dos con el objetivo de la jubilación sin tener que hacer más aportaciones para uno que para otro.

En cualquier caso, la clave es hablar las cosas y establecer unos objetivos comunes a largo plazo que estimulen las actividades y las charlas financieras, que se vea cómo los objetivos se van cumpliendo y que el ahorro para la jubilación no impide el poder hacer cosas juntos ahora.

En resumen, no hay nada más romántico que construir un proyecto en común. Para ello hay que poner la cartera donde está el corazón y planificar también unos objetivos financieros. Hay que hablar de dinero sin miedo y con sinceridad. Si tu pareja no conoce tus finanzas, lo que ganas, lo que tienes, lo que debes, estáis empezando la relación con el paso cambiado.

Sigue leyendo más sobre cómo gestionar tu dinero en nuestro blog de finanzas personales.

aRTÍcuLos ReLacionaDos